• A la hora en que el cirujano dice que empezó la intervención, las unidades de sangre para Morente eran enviadas a la UCI

MELCHOR MIRALLES/JUAN FERNÁNDEZ-MIRANDA

Nuevas contradicciones en relación con la investigación de las circunstancias en que se produjo la muerte del cantaor Enrique Morente en la Clínica La Luz. La defensa de la familia ha presentado un escrito en el que documenta que la versión aportada por el cirujano Enrique Moreno sobre la hora en que comenzó la segunda operación no coincide con la historia clínica del paciente, entre otros documentos.

Esta información es relevante porque uno de los aspectos claves de esta investigación es dónde estaba el cirujano en la noche del 6 a 7 de diciembre de 2010, cuando el estado de salud del cantaor se complicó repentinamente y necesitó ser operado de urgencia. La cuestión es que el Hospital 12 de Octubre ha documentado que esa noche el cirujano estaba realizando un trasplante de hígado a una niña.

En sus informes presentados ante el juez, el doctor Moreno asegura que la operación quirúrgica empezó a las 3.00, mientras que en su declaración la enfermera Esther Catacora dijo que a esa hora se le estaba trasfundiendo sangre por lo que no subió a quirófano hasta media hora después. Las unidades de sangre remitidas por “Megalab” corroboran la versión de la enfermera: a las 2.16 y a las 2.53 fueron enviadas a la UCI; a las 3.33 a quirófano.

“No encontramos justificación para seguir admitiendo la palabra de dos imputados basadas únicamente en dos informes por ellos mismos elaborados”, argumenta la defensa en relación a los informe presentados en sede judicial por los doctores Moreno y Rubio.

Paciente privado de Moreno

Por otra parte, la defensa de la Familia Morente denuncia que la Clínica La Luz pudo alterar la historia clínica del cantaor, pues hasta la noche en la que fue operado por segunda vez figuraba en la documentación como paciente privado del doctor Moreno y en la mañana del 7 de diciembre pasó a ser considerado paciente de ADESLAS.

En el escrito, la familia considera “difícilmente comprensible” este hecho y asegura que es “especialmente relevante” si se tiene en cuenta que por ese motivo “no llamaron a los médicos de urgencias que tiene la clínica”. Así, en la historia clínica de ingreso y en las hojas de evolución de UCI, incluida la decisiva intervención del día 6 de diciembre, figura como paciente privado mientras que en a partir del día 7 pasa a ser considerado paciente ADESLAS.

Por otra parte, la defensa de Morente muestra sus dudas en otro asunto. Hasta hora, se daba por buena la versión de que el cantaor sufrió un episodio grave a la 1.00 de la madrugada del 6 a 7 de diciembre. Sin embargo, argumenta en su escrito la defensa, hasta las 00.00 horas se le estuvo transfundiendo plasma al paciente. “Según los médicos consultados dicho plasma se suministra cuando el paciente presenta problemas de coagulación”, dice la defensa, lo que revela “que su estado no era óptimo”