• Descarta también fijar una indemnización de un millón de euros en concepto responsabilidad civil
  • El juez cita como testigo al médico de cabecera de Morente, que fue quién le presentó al doctor Moreno

MELCHOR MIRALLES/JUAN FERNÁNDEZ-MIRANDA

ABC PUNTO RADIO

El juez que investiga las circunstancias que rodearon la muerte de Enrique Morente en la Clínica La Luz de Madrid tras ser operado por el doctor Enrique Moreno en diciembre de 2010 ha rechazado las medidas cautelares solicitadas por la familia del cantaor para evitar la fuga del cirujano y para garantizar el pago de las indemnizaciones, si las hubiera una vez se haya dictado sentencia.

En relación con petición de prohibir la salida de territorio nacional de los imputados, el juez Fermín Echarri asegura que no existe riesgo de fuga. En cuanto al establecimiento de una fianza de 1 millón de euros en concepto de responsabilidad civil ,el titular del Juzgado número 52 de Madrid asegura que “resulta precipitado, máxime cuando no se ha establecido todavía una concreta responsabilidad penal de cada uno de los profesionales imputados”

En una providencia, el juez Echarri acepta la petición de la defensa del doctor Moreno  para que declare como testigo al doctor Julio García Paredes, amigo personal ý médico de cabecera de Enrique Morente y la persona que le recomendó que se pusiera en manos del cirujano para tratar sus dolencias. Esta declaración tendrá lugar el próximo viernes 11 de mayo a las 9.30 de la mañana.

Del mismo modo, el juez rechaza la petición del abogado de la defensa, Ignacio Gordillo, de imputar en la causa al director de la Clínica La Luz en diciembre de 2010, Enrique Pérez Castro; al doctor García Paredes; al neurocirujano Alfonso Rodríguez Vallejo; y a la doctora Teresa Gudín. En el caso de estos dos últimos, por su participación en las operaciones a las que fue sometido el cantor granadino.

Por último, el juez descarta archivar la causa en relación con el doctor Santos Manuel Sánchez, médico de la Unidad de Cuidados Intensivos, como solicitó su defensa argumentando que abandonó la clínica La Luz tres horas antes de que el estado de salud de Enrique Morente empeorara y fuera trasladado a quirófano para ser operado por segunda vez. El juez justifica esta decisión explicando que aún no ha finalizado la fase de instrucción del caso.