UNA MÉDICO DE LA UVI ASEGURÓ A LA FAMILIA QUE “TIENE UN PODER INMENSO”

  • “Tiene tal ego que nunca va a reconocer un error”
  • “Operan a pacientes terminales sin rubor porque se arruinen”
  • “Yo a un paciente mío no le dejaría en manos de Moreno

MELCHOR MIRALLES/ABC PUNTO RADIO

Días antes de la muerte de Enrique Morente en la Clínica La Luz de Madrid, en diciembre de 2010, una de las médicos intensivistas de la Unidad de Cuidados Intensivos advirtió a la familia del cantaor del “poder inmenso” que tiene el doctor Moreno, cirujano que le operó y que en estos momentos está imputado en el caso.

En una conversación con el torero Javier Conde, yerno de Morente, la doctora Fátima Moreno asegura que el cirujano Enrique Moreno “es intocable”, ya que “deja muchísimo dinero en esta clínica”. En opinión de esta doctora, el cirujano “piensa que somos basura” y “tiene sus esbirros que le hacen la pelota”.

ABC Punto Radio ha tenido acceso a una serie de grabaciones que revelan muchos detalles de lo sucedido esos días en la Clínica La Luz. La citada conversación tiene lugar en la mañana del 9 de diciembre, con Morente en la UVI tras la segunda operación y antes del fallecimiento del cantaor.

El cantaor Enrique Morente murió en la Clínica La Luz de Madrid en  diciembre de 2010 tras haber sido intervenido quirúrgicamente en dos ocasiones. Una el día 4 y otra en la noche del 5 al 6. El cantaor llegó consciente a esa segunda operación, pero salió de quirófano con daño neurológico, como constata el escáner que se le realizó en la Unidad de Cuidados Intensivos.

Esas son todas las certezas en torno a un caso sobre el que planean numerosas incógnitas que la familia trató de despejar en aquellos días preguntando al personal sanitario de la clínica. Sin embargo, la información que recibían era tan contradictoria que Javier Conde, yerno del cantaor, acabó presentando una denuncia en el Juzgado días antes de la muerte de su suegro.

En esos días, según consta en la denuncia, el personal de la UVI les puso al tanto de la gravedad de la situación y les advirtió de que el doctor Moreno les estaba engañando. En este contexto, son reveladoras las afirmaciones que la doctora Fátima Moreno hacía en esos días al yerno de Morente.

Hemorragia severa

Fátima Moreno confirma que el paciente ingresó para ser intervenido por un cáncer de esófago y que esa primera operación concluyó sin problemas, por lo que el cantaor fue trasladado a la UVI. Sin embargo, 24 horas después surgió una hemorragia que ella califica de “severa”, lo que en su opinión produjo una bajada de tensión, la necesidad de una transfusión de sangre para subir plaquetas y el traslado a quirófano.

Según su relato, cuando se produjo la hemorragia, el paciente fue trasladado a quirófano “consciente” y “mantenido por fármacos” y volvió a la UVI  “con daño neurológico”, como demuestra el TAC que se le realizó inmediatamente y que reveló datos peores de los esperados: “Hay veces que estás en coma y no tienes un infarto tan feo”, explica a Conde la médico, para quien “no hace falta ser neurólogo para ver (…) que esa exploración tiene muy, muy, muy mala pinta.”

Sobre el estado de salud de Morente cuando vuelve a la UCI desde quirófano después de la segunda operación, la doctora relata que mantuvo un enfrentamiento dialéctico con el cirujano Moreno. Según ella, el doctor le dice que el paciente “está bien” a lo que ella le responde “que no, que está en muerte cerebral”. El cirujano zanja la conversación del siguiente modo: “Son formas diferentes de ver las cosas”.

El enfrentamiento entre la doctora y el cirujano coincide con los argumentos que esgrime la familia en la denuncia, que mantiene que el equipo del cirujano les contaba una versión de los hechos mucho más optimista de la que contaba la UVI, mucho más cercana a la realidad, como confirmó el fallecimiento del cantaor.

En la grabación se escucha cómo Conde le explica a la doctora que según el doctor Moreno “sólo hubo una pequeña pérdida de sangre” a lo que ella responde: “Puede pasar que Morente sangrase mucho y cuando el doctor Moreno sube, ya sangrase menos… pero por algo estaban en esa operación”.

Finalmente, Fátima Moreno le dice a Conde que es “poco probable” que Morente vaya a mejorar y salir del coma, una información que contradice la que ofrece el equipo médico del doctor Moreno, según el cual el enfermo se recuperará pronto.

“No les importa que se arruinen”

Algunos de los informes periciales presentados por la familia Morente ante el juez Fermín Echarri acusan al cirujano Moreno de llevar a Enrique Morente a quirófano sin ofrecerle alternativas terapéuticas.

Esta doctora asegura que el caso de Morente no es el único y que hay numerosos casos en los que se ingresa en la clínica a personas en estado terminal, sin reflexionar un instante sobre si esos pacientes y sus familias disponen de medios económicos para afrontar tales operaciones. “No les importaba que se fueran a arruinar”, asegura en un momento de la conversación.

“Aquí hemos tenido pacientes del doctor Moreno complicados, gente de pueblecitos de Andalucía, humildes, gente que ha empeñado su casa para operar a un familiar y han estado aquí meses arruinados completamente; encima para nada, porque era cáncer terminal”, explica.

En opinión de la doctora, el doctor Moreno es “muy buen cirujano”, porque “si no nunca habría llegado hasta ahí”. Sin embargo, cree que tiene “tal ego” que “jamás va a reconocer un error”.

“A lo mejor otro cirujano se sienta con vosotros y os dice ‘mirad ha pasado esto, se ha puesto a sangrar, no he podido controlarlo’. Me la voy a cargar igual, pero sé sincero, sé humilde, háblale a la familia…”, explica la doctora, que no comprende “por qué hay que andar con tanto oscurantismo. “Yo a un familiar mío”, concluye, “no le dejaría que le operaran”, en referencia al doctor Moreno y su equipo.