Rajoy y Sánchez, dos de los posibles presidentes de Gobierno tras las elecciones que se celebrarán el 20-D, han confirmado su participación en el programa de entrevistas que Bertín Osborne hace para TVE. “En tu casa o en la mía” es un formato de éxito en el que el cantante jerezano recibe o acude a casa de sus personajes para mostrar “la otra cara” de ellos, una imagen más natural, alejada de lo que cada día se puede ver en los medios. Sánchez aparecerá el 25 de noviembre y Rajoy el 2 de diciembre. Ya veremos si Bertín acude a sus domicilios o les recibe en el suyo.

Vaya por delante que a mí me parece bien que los políticos acudan a programas de entretenimiento. Les han dado bambú a Soraya Sáenz de Santamaría por bailar en El hormiguero o viajar en globo con Calleja; a Albert Rivera por ejercer de copiloto de rally para el programa de Cuatro; a Pedro Sánchez por jugar al baloncesto en el mismo Hormiguero o con Ana Rosa en Telecinco; a Rajoy por irse de cañas con Ana Rosa. A los comentaristas de postín, en general, les parece mal que los políticos acudan a programas de audiencia o variedades a intentar ser ellos mismos.

A mí me gusta verles fuera del corsé en el que se mueven cada día en la búsqueda de titulares. El problema es que, cuando les veo, percibo en general en ellos, en sus apariciones pretendiendo mostrar lo que en las cadenas llaman “el lado más humano”, una falta de naturalidad sorprendente. Y creo que es porque lo hacen por táctica, por consejo de sus asesores de imagen, y no por convicción. Van porque hay que ir, pero no irían.

Cuando vi hace ya años a Obama, aún candidato, entrar en el plató de mi admirada Ellen Degeneres en NBC bailando suave y con ritmo en las venas la canción Crazy in love, de Beyoncé, y golper el puching ball como un maestro, a la vez que compaginaba su contoneo con el de la presentadora, aquello respiraba naturalidad, sentido del humor y ganas de transmitir y comunicar con un lenguaje diferente. Habría táctica, e interés, seguro, pero le salía del alma. Aquí la cosa creo que funciona peor. Aunque, la verdad, intuyo que a los críticos de lo políticamente correcto y de la política antigua les parecería mal de cualquier modo.

Lo que me sorprende de la invitación de TVE a Rajoy y Sánchez no es que Bertín la haya formulado, solo faltaría, es que los jerarcas de la casa no se hayan esmerado previamente en solicitar y tratar por todos los medios de conseguir un debate en la campaña. Y, además, espero que nos cuenten cuando lleva Bertín a casa a Albert Rivera y Pablo Iglesias.

Parece que TVE quiere un debate cara a cara Rajoy vs. Sánchez. El líder del PSOE ya ha confirmado que va a estar en un debate organizado por El País al que no va Rajoy, en uno en Atresmedia con Albert Rivera y Pablo Iglesias y en otro no se sabe aún con quien en Mediaset. Rajoy aún no ha confirmado nada, pero su entorno filtra que no aceptará un encuentro a cuatro junto a Sánchez, Rivera e Iglesias.

Tratándose de una televisión pública, mejor hubiera sido cerrar antes el o los debates electorales que la participación en el programa de Bertín. Me parece poco serio no que acepte la invitación del cantante, sino que en la televisión que pagamos todos no se hayan esmerado antes en el debate de fondo para que conformemos criterio. Y no lo duden, con Bertín, Rajoy se sentirá como en su casa.

Pero esto es lo que sucede cuando los Gobiernos, nacionales o autonómicos, gestionan cadenas de televisión. Que ellos las conciben como una maquinaria de propaganda pro domo súa y a aquellos a quienes han colocado por su servidumbre a gestionar las teles se pliegan en su obediencia en vez de ejercer de cancerberos del interés público.

Por todo esto es por lo que la gestión independiente de los medios públicos es un punto esencial en la regeneración democrática que necesita España. Y en esta materia PP y PSOE carecen de credibilidad alguna en sus promesas al respecto. Porque llevan demasiados años prometiéndolo en la oposición e incumpliéndolo en el Gobierno. En el de España y en los de las Comunidades Autónomas en las que han gobernado.