Suceden otras cosas además de las consecuencias de las Elecciones Catalanas. Muchas incluso importantes. Si en las próximas semanas se encuentra usted con inusuales presencias de efectivos militares, no se preocupe. O sí. La operación “Trident Juncture 2015” está en marcha. Un ejército de 30.000 soldados de una treintena de países ha comenzado a desplegarse en España. Durante el mes de octubre se van a llevar a cabo en nuestro país, Portugal e Italia, unas espectaculares maniobras de entrenamiento/ensayo militar, las más importantes de la historia de la OTAN, en las que la Península Ibérica será el principal escenario de un supuesto conflicto en África.

Con el conflicto de Siria, y todas sus consecuencias derivadas en plena ebullición(con aviones rusos atacando en Siria y los EEUU actuando contra los talibanes en Afganistán),  y el temor a que Rusia de un paso más en sus intervenciones militares en el conflicto de Ucrania, más todos los riesgos que existen en todo el Sahel africano, estas maniobras no son un ejercicio castrense más.

Fuentes del Alto estado Mayor del Ejército me explicaban ayer que se trata de unas maniobras “programadas, diseñadas y preparadas desde hace más de un año”, y es cierto, como lo es que se han introducido novedades y detalles de ultima hora como consecuencia de la creciente amenaza yihadista, la crisis siria y el aumento de la tensión con Rusia. Y buena prueba de ello es que el presidente ruso, Vladimir Putin, advirtió hace unas semanas de que responderá a la Operación “Tridentd Juncture 2015” con unas maniobras en el Mediterráneo oriental.

Este ejercicio militar, que comenzó a prepararse hace muchos meses, está adaptado a lo que es una guerra contemporánea: soldados, hombres y mujeres, equipados con material y armamento de última generación y tecnología punta. En estas maniobras participarán 8.000 efectivos de las Fuerzas Armadas Españolas (4.700 de Tierra, 2.600 de la Armada y 500 del Aire), 23 carros de combate, 93 blindados, 43 aeronaves y 13 buques de guerra.

El escenario central de esta operación será España. Este ejército se desplegará por los centros de adiestramiento militar de San Gregorio (Zaragoza), Chinchilla (Albacete), el campo de tiro y maniobras “Álvarez de Sotomayor” en Almería, el campo de adiestramiento anfibio de la Sierra del Retín (Cádiz) y las bases aéreas de Son San Joan (Palma de Mallorca), Zaragoza, Torrejón de Ardoz y Albacete.

Fuentes del Ministerio de Defensa me explican que “España juega un papel esencial en la OTAN, y estas maniobras nos permiten ser claves en este contingente, en el que se van a reproducir escenarios bélicos nada disparatados, y van a demostrar que la OTAN está preparada para intervenir en cualquier teatro de operaciones en caso de conflicto, con máxima solvencia y en un plazo máximo de 48 horas. Es importante que nuestros potenciales enemigos sepan que estamos preparados para responder a cualquier tipo de ataque”.

Vivimos un escenario que inevitablemente nos hace recordar los años de la Guerra Fría, y geoestratégicamente España es un territorio clave para los países occidentales en cualquier despliegue militar bien sea con el objetivo puesto en el norte de África, bien sea mirando a Europa.

Aunque el Ministerio de Defensa informó hace ya meses de estas maniobras, por ordenes del alto mando de la Alianza Atlántica se pretende darle un perfil bajo a la Operación “Trident Juncture 2015”, y en el Ministerio de Defensa y el Alto estado Mayor se controla al detalle la información que se filtra al respecto.

Estas maniobras militares de la OTAN se van a desarrollar en dos fases. La primera tendrá como fin evaluar y certificar la fuerza de control y respuesta de la Alianza frente a un eventual conflicto, y durará del 3 al 16 de octubre. Entre el 24 de octubre y el 6 de noviembre se llevará a cabo la segunda fase, denominada Livex, con diferentes operaciones aéreas, terrestres y marítimas, y se harán operaciones con infantería, desembarcos anfibios, lanzamiento de paracaidistas, acciones en medios urbanos y diversas operaciones de las fuerzas especiales para situaciones de máximo riesgo.

Los especialistas que han diseñado estas maniobras han organizado un escenario bélico ficticio, con planos detallados de los supuestos países en conflicto, responde a lo que serían los mapas de Etiopía, Sudán y Sudán del Sur. Los nombres ficticios empleados son Kamon para el país que inicia el conflicto al invadir Lakuta, donde hay una población numerosa de origen en Kamon, y Tytan, territorio amenazado por Kamon.

Estas maniobras militares, las más importantes jamás realizadas por la OTAN desde la Guerra Fría, evidencian la preocupación de los líderes occidentales por la escalada de tensión en las mencionadas zonas en conflicto. Todas las fuerzas políticas han sido informadas por el Gobierno de estos entrenamientos y, según fuentes de defensa, probablemente la información confidencial recibida por los partidos es la que ha llevado incluso a Podemos a hablar hace pocos días de la necesidad de incrementar el presupuesto de Defensa, anuncio que sorprendió a buena parte de la opinión pública.