Entre sus propias miserias, el calor que nos ha azotado y el desafío independentista catalán, PP y PSOE caminan desnortados, como pollos sin cabeza, o mejor, con cabeza, pero sin rumbo y los liderazgos, menguantes y cuestionados.

Aún estamos esperando la explicación detallada del contenido de la inadmisible e irresponsable reunión del ministro de Interior, Jorge Fernández, con Rodrigo Rato, en la sede ministerial, minutos antes de que este compareciera en los Juzgados. No es de recibo. Se sienten impunes y les resbala todo. No cuidan los mínimos de decoro y dignidad. ¿Qué son amigos? Perfecto, se citan en casa. Y además el ministro ha mentido al decir que ni la Guardia Civil ni la Policía investigan a Rato, pues la UCO, por orden judicial, es responsable por orden judicial de las pesquisas referentes al blanqueo de dinero. Esta obscena reunión oficial es una gota más de ese caldo de corrupción que se lleva guisando en Génova y alrededores desde hace años, a la que Rajoy no presta la más mínima atención, hasta que la atención se le eche encima y cercena sus posibilidades de repetir.

Y Rajoy, vacando y rectificando. Se nos echan encima las elecciones catalanas, donde todos se juegan tanto, y Artur Mas marca el camino y les lleva del ronzal. Ahora el presidente, que sabe que no va a poder ganar por mayoría absoluta, y que sólo podrá gobernar pactando con Ciudadanos y el PSOE, y ambos pondrán como condición su salida del Gobierno, sale con su mentiroso apoyo a una reforma constitucional.

Se han cansado Rajoy y los capos del PP de decir en privado y en público que no está el horno para ese bollo, y que no entra en sus planes abordar la reforma de la Carta Magna por ahora, incluso calificándola de peligrosa. Pero le ven las orejas al lobo, y ahora apuntan a que sí, pero es mentira. No hay convicción alguna en el anuncio, es pura táctica y no se corresponde con sus deseos.

Coincido con nuestro director en que la reforma es imparable y en la próxima legislatura se abrirá ese melón. Desde luego para asuntos como la ley electoral, el Senado, el derecho sucesorio de la mujer al trono, el asunto territorial, las competencias de las Comunidades Autónomas y algunas otras de más fuste político. Pero depende del resultado de las generales, el fondo de la reforma será mayor o menor. Por ahora, la tendencia que marcan las encuestas le han puesto a Rajoy los huevos de corbata y ha rectificado. Veremos.

Y el PSOE, encantado de que Rajoy se sume ahora a la reforma que ellos plantean en diferentes modelos desde Rodríguez Zapatero, vive sin vivir en él por los vaivenes surrealistas del PSC de Iceta. Los socialistas catalanes apoyan al independentismo y al radicalismo mientras Sánchez, en su presentación como candidato,  se envuelvió, patriotero barato, en una inmensa bandera de España. Sánchez y quienes le rodean en Ferraz no saben ni pueden centrar la brújula del discurso nacional del PSOE, y lo van a pagar.

Y además del lío catalán, en las filas socialistas siguen a la greña tras liquidar Sánchez a Antonio Miguel Carmona como portavoz municipal. Si el PSC le vuelve loco a Sánchez, el Partido Socialista de Madrid está al borde de la liquidación definitiva. Una Federación que históricamente ha sido un desastre se ha convertido ya en un disparate. Y las rencillas internas, ya se sabe, son mal vistas por el personal, que pasa factura cuando deposita su voto.

En fin, que los guardianes de las esencias del bipartidismo en España andan desnortados, cuestionados internamente, ensimismados en lo suyo, advertidos por la demoscopia y por el palpito de la calle, pero ellos como si nada, como si oyeran llover, a los suyo, encantados de haberse conocido. Así les luce el pelo. A ellos. Y a nosotros.