El Ministerio de Interior terminó ayer de cerrar el círculo del disparate. A última hora de la mañana emitio un comunicado en el que aclaraba que la reunión de una hora mantenida en su despacho de ministro por Jorge Fernández Díaz con el imputado Rodrigo Rato no fue el día 22, sino el 29; no duró dos horas, sólo una; se trataron solo cuestiones de carácter personal y completamente al margen de su situación procesal; el ministro no ha hecho ninguna gestión en relación a la situación judicial del visitante; fue Rato quien pidió la cita; Fernández la aceptó porque garantizaba así absoluta transparencia y no había nada que ocultar, era mejor hacerla en el Ministerio que en el reservado de un restaurante o un lugar similar y, para rematar y tratar de justificar la mentira del domingo, sostiene que las investigaciones sobre Rato no dependen de Interior porque lo que hagan la Policía y la Guardia Civil es siempre bajo la dirección de las autoridades judiciales. Y se han quedado tan anchos. Y Mariano Rajoy, presidente del Gobierno, paseando y nadando en sus vacatas.

Es de una obscenidad que asusta, a pesar de que tenemos callo. El ministro puede haber incurrido incluso en un comportamiento susceptible de ser investigado judicialmente. Pero en lo esencial, en lo político, una cita secreta de este jaez es motivo de dimisión o cese inmediato del ministro en cualquier democracia que se precie.

Se pasan la Ley de Transparencia y el resto del Aranzadi por el forro. El presidente y los ministros debieran hacer pública su agenda sin tapujos. La milonga que nos han soltado no se sostiene. Si la cita era privada no debió celebrarse en el ministerio. Solo faltaría que la reunión la hubiera solicitado el ministro. No hay transparencia alguna. Que nos expliquen de que hablaron. Y claro que la Guardia Civil está investigando a Rato por presunto blanqueo de dinero, y solo faltaría que no fuera bajo la dirección de un juez. Si fuera todo transparente habrían informado al menos a posteriori, pero no, hasta que El Mundo no lo publicó estaban callados como eso.

Ha llegado a un límite difícilmente soportable el comportamiento de este Gobierno frente a la corrupción. ¿Se imaginan a Madoff entrando en el despacho del ministro de Interior de los EEUU? ¿Cuántos segundos duraría en su puesto el ministro una vez conocido el hecho? ¿Qué hace Rajoy que no destituye inmediatamente al ministro? ¿Se ha reunido también Rajoy con Rato? ¿A qué dedica su tiempo libre el presidente? Ah, claro, se me olvidaba, el presidente ni lee la prensa, eso es cosa del tercer mundo. El es un hombre de bien que no pierde el tiempo con chorradas. El se desayuna con el Marca, nada un poco, hace sus paseíllos diarios, las clases de inglés con la señora Allen, y después se centra en vendernos la mula ciega de la estabilidad , la recuperación y el círculo virtuoso, mientras va colocando a los amiguetes que no van caminito de Jerez, que cada vez son menos.

La cita secreta del ministro Fernández y el imputado Rato es una indecencia. La responsabilidad es de Fernández, pero a estas alturas, otra muesca más en el cinturón de desatinos de Mariano Rajoy, Mariano-se-fuerte-te-llamo-mañana. Este hombre no para de ciscarse en los ciudadanos y la democracia ni en vacaciones.