Mariano-se-fuerte-te-llamo-mañana está “on fire” que dicen los modernos. Fuego puro. Lanzado. El mismo día que Bárcenas se defiende atacando y acusándole junto a sus antecesores de ser responsable de la financiación ilegal del PP, se marca un anuncio sorpresa: desde este mes entra en vigor la rebaja del IRPF prevista para enero de 2016. Truco de magia potagia electoralista de tercera. Y quién sabe si anuncio a la gallega de adelanto electoral. O sea, dinero a la cuenta poco antes de ir a votar. Que ejemplar, todo. No ha comenzado la campaña oficial y el campo ya está más que embarrado.

Este Gobierno, como tantos otros, entiende que la cosa pública le pertenece. Emplea los dineros de todos en su propio beneficio. Ya filtró que le va a devolver una paga a los funcionarios. Ahora rebaja un tramo impositivo. Se acercan las urnas. Ya ha puesto a su equipo de campaña a trabajar. Y como debe aburrirles pensar, hacer política de fuste, en vez de elaborar un programa en condiciones utilizan como programa el BOE, que lo manejan pro domo súa que da gusto. Y ahora todo se cuece en la mesa de Moragas, que maneja la campaña desde Moncloa. Y dice Casado, el Rivera del PP, que son los anuncios que la peña estaba esperando. No Pablo, no. Lo que esperaba el personal es que durante tres años y medio el Gobierno del PP no hubiera incumplido flagrantemente la nuez de su programa electoral. A buenas horas la rebaja, después de casi una legislatura aguantando a Montoro y sus mariachis jodiendo la vida al personal. A buenas horas.

Rajoy ha pasado del plasma al escaparate. De la nada a la presencia permanente. Cena en Lucio, con muchos huevos rotos, y el Rey Juan Carlos I, con los viejos elefantes de la política que nos ha llevado al borde del precipicio. Actos en sede de medios de comunicación. Entrevistas en directo. Trota Rajoy que da gusto ahora que se ve con el agua al cuello. Cuando las encuestas le dicen que será el partido más votado, pero que difícilmente gobernará.

Falta mucho partido que jugar. El PP se ha puesto en marcha, sin escrúpulos, para recuperar terreno. Y siempre hay alguien dispuesto a comprar mercancía averiada a buen precio. Podemos pierde fuelle mientras en “encasta” cada día más, instalado ya en el poder y colocando a la parentela y a la peña. Ciudadanos mete el ralentí, porque aún queda mucho, y creo que actúan con inteligencia, porque las prisas son malas consejeras y no conviene llegar al sprint agotados. Y el PSOE tiene atada al cuello la soga de sus acuerdos con Iglesias y los suyos, que ya veremos que consecuencias tienen.

Y esta Europa que no termina de nacer como una Unión de verdad, política, de los ciudadanos. Esta Europa de la Troika pendiente del referéndum griego. Un relámpago de déficit democrático esplendoroso. Unos hombres de negro dirigidos por el señor Mercados que se pone como estricto gobernante azotando el trasero de quienes pagamos la fiesta mientras el continente está convulso y a la baja.

El verano va a ser calentito. De temperatura. Y de tensión política. Y ojo a Mariano el fuerte, que no nos va a llamar mañana, pero que quiere tener la piel que les faltó, según Floriano y el video. Para recuperar la piel, lo primero ha sido cargarse a Floriano, con un par, y a González Pons, pensionista de lujo europeo. Y ponerse a manejar el BOE en beneficio propio. Tienen más peligro que un mono con una caja de bombas. Y ya saben. La fiesta nunca la pagan ellos. La pagamos nosotros.Quizá por eso nos baja Mariano el fuerte los impuestos. Para niquelarnos un poco las cuentas y volver después con el sablazo.