Barcelona amanece hoy convulsa. Fue decir ayer Mas, calentito, que los del PP son unos hoolingans, Albert Rivera un ignorante e insistir en la corrupción es una cosa del pasado con la que él no tiene nada que ver, y hoy se pone en marcha una operación policial que por ahora se salda con la detención del denominado “Clan Sumarroca”, históricos fundadores de Convergencia, íntimos del “Clan Pujol”, buenos amigos de los Mas e influyentes burgueses catalanes de la derecha de toda la vida.

Jordi Sumarroca Claverol, Joaquin Sumarroca Coixet, Susana Sumarroca Dachs y Mariano Judez están ya en los calabozos de la Guardia Civil. La operación quizá no haya acabado. Se investigan cohechos y sobornos en diversos ayuntamientos gobernados por Convergencia y Unió. Vamos, lo de siempre, que no ha terminado, aunque Artur Mas, el chico para todo lo importante durante los mandatos de Pujol, el hombre que ocupó las carteras claves de la Generalitat donde se cocía el pastizal que se llevaban (Economía, Obra Pública y Presidencia), diga ahora que eso es cosa del pasado.

El locuaz e indiscreto Revilla nos ha contado que el Rey le dijo que cree que la posición de Artur Mas de desafiar a España vulnerando la legalidad a su antojo es “irreconducible”, y que pretende declarar la independencia de Cataluña unilateralmente a partir del 27-S si su lista única en la que el número uno irá de número cuatro gana las elecciones. Lo intuíamos, claro, pero ya lo sabemos. ¿Y el Gobierno y el PP?

Rajoy insiste en que va a defender la Constitución y no va a permitir que se vulnere la ley. Vale. Sólo faltaría. Seguimos sin saber qué piensa hacer políticamente, pero ya se sabe que el presidente renunció a la política desde que llego a Moncloa. Lo suyo es la economía. Y así nos va. Y así le va.

Falta saber qué va a hacer. Por ahora me garantizan en Barcelona que tienen decidido Moragas y él apartar a Alicia Sánchez Camacho, presentar otro candidato el 27-S para que el desastre sea menos desastre y que ella sea la número uno por Barcelona en las Generales. Que es tanto como decir que por ahora se pire y ya veremos.

Por aquí todo el mundo da por hecho que Enric Milló es el elegido por el tándem Rajoy-Moragas, pero me malicio que el ex alcalde de Badalona, Xavier García Albiol tiene muchas posibilidades. Y me lo confirman personas que manejan claves de lo que sucede en los restos del PP que quedan en Cataluña.

La movida catalana crece cada día. Hoy por Barcelona todo es un hervidero de rumores. E incluso hay quienes a la vista de la operación policial contra el “Clan Sumarroca”, se han puesto a destruir papeles por si acaso, porque la corrupción viene de lejos, y ahí está. Y lo que tienen la Policía y la Guardia Civil es que un día tocan al timbre con la pepela judicial en la mano y te llevan pa’lante. Y lo saben. Y a algunos no les llega la camisa al cuerpo.

Rajoy sigue firme en lo suyo, y no habla catalán en la intimidad, pero es esmera en aprender inglés. Pero esa es otra historia. La del inglés de Rajoy. Se la contaremos.