No se si es charrán, gaviota o albatros, pero sí percibo que el nuevo logo del PP lleva un círculo del mismo grosor que el círculo del logo de Podemos. Y emplea el mismo tipo de letra que el logo de Podemos. Rajoy cabrea a sus clásicos, coloca a cuatro jóvenes que podían parecer de Ciudadanos al frente del cortejo y van estos y se inspiran en el logo de Podemos para encerrar en el círculo vicioso a los pájaros azules del PP. Porque la nueva imagen real del PP no es el logo, son los cuatro jóvenes amables expertos en recitar el argumentario ante las cámaras con un toque pijo-chupi-guay y buen manejo de Twitter. Y siempre reservando a un Hernando para repartir hostias como panes con solera si es preciso. Tienen cátedra en Génova, para hacer mal las cosas. Mucha cátedra.

El viernes se las prometían felices. Moragas se había puesto serio. Ni una corbata. Nueva imagen. Buen rollo. Elocuencia en el aparentar. Hasta un contador electrónico de nuevos empleos, con un par de huevos. Cospedal abría plaza con un mandoble que le tenía reservado al jefe. Cristina Cifuentes, el nuevo referente para muchos, asomaba su espíritu renovador. De Floriano ni la sombra. Y palabras que sonaban a gloria celestial. Una persona un voto, el PP se democratiza, por fin hacemos bien las cosas, elección directa de los cargos, vamos a remontar, reforma electoral, estamos que nos salimos, primarias, limitación de mandatos, vamos que nos vamos.

Pero en estas llegó Rajoy, Mariano-se-fuerte-te-llamo-mañana, y las aguas volvieron a su cauce. No le mola a Rajoy lo contemporáneo. Es una estatua de sí mismo. Un solitario convencido de la soledad. No hay dios que le interprete o traduzca sus honduras. Ni él mismo se conoce. Mariano no sabe nada de Rajoy y Rajoy no sabe nada de Mariano. Un monumento al no hacer nada, y no ambiciona más que llegue la noche, para que pronto amanezca y todo siga igual. Llegó Rajoy y le dio frenazo a los cambios. Rajoy intenta crecer y crecerse, se prodiga en los platós y los estudios de radio. Pero Es Rajoy. Y sabe que en realidad ahora mismo su futuro está más en manos ajenas que propias.

El presidente, el jefe, puso las cosas en su sitio con rapidez. Casi nadie cree en el, pero nadie tiene bemoles para plantarle cara. Todos saben que si en vez de este guateque/orgía de autocomplacencia el PP hubiera celebrado una primarias para elegir nuevo candidato a la presidencia sus posibilidades de éxito serían reales. Como todos saben que esta patada hacia delante complica no solo el resultado de las generales, sino la regeneración futura del partido.

Las palabras de Rajoy despejan cualquier duda. Moragas se empeñará en diseñar un programa con el que dar el pego, pero el que manda no se mueve de su casilla. No cambia nada en el Gobierno o en el partido. No modifica un ápice sus políticas, no democratiza el partido. En el PP manda Mariano y en el Gobierno Rajoy, y ahí se las den todas. Y la pléyade de obedientes dirigentes y militantes, como corderitos, escuchan atónitos el discurso del terror (como bien escribió ayer Marcello, que no se le escapa una) y se van a casa con el rabo entre las piernas y rumiando su impotencia, su cobardía y su negro futuro. Porque es el discurso del terror hacia dentro y hacia fuera. Y todos en posición de firmes, porque el que se mueve no es que no salga en la foto, es que se va a la rue, y hace frío, mucho frío en la calle.

El PP vuela bajo, muy bajo. Desde las alturas de las mayorías absolutas, del partido que más poder municipal, autonómico y nacional ha acumulado jamás en España, han llegado en tiempo récord a las bajuras de las derrotas soberanas. Ya van tres. Y a por la quinta, porque antes llegará la cuarta en Cataluña, donde el carajal es de órdago. La Conferencia Política ha sido un escaparate de derrotados acojonados ante las palabras del jefe que les marcó el camino del desastre.

PS: desde hace tres semanas circulan por Madrid una decena de fotos de un relevante dirigente del PP a bordo de un barco en una isla, y a pie de escalerilla. Se le ve con un matrimonio amigo de toda la vida tras una pequeña travesía. Las fotos son inocuas políticamente. Pero alguien del PP ha tratado de colocar la mercancía en televisiones, diarios de papel, digitales y también a periodistas relevantes. Objetivo: cargarse a Moragas. Nadie ha entrado al trapo. A mí me las han ofrecido. No me interesan. No hay en ellas nada reprochable. Y no me interesa esta política de bajura, esta merdé mafiosesca de guerra sucia en la que vale todo. Pero van a por él. Y él lo sabe. Y se va a defender. Y como trinque al vendedor, va a arder Génova. Con charranes, gaviotas o albatros incluidos.