Izquierda Unida ha hecho un vídeo muy emotivo para su campaña electoral que está cundiendo mucho. Generó polémica y muchas visitas en las redes sociales que la Junta Electoral Central decidiera que no tiene cabida en los espacios publicitarios gratuitos de Radio Televisión Española. El hastag “SpotIUcensurado” inundó Twitter. Los candidatos a la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de la capital, el poeta Luis García Montero y Raquel López, han sacado mucho jugo a la movida. Y tiene miga, el vídeo.

El vídeo está bien realizado. Tiene un punto bucólico y quizá peca de ñoño, pero es efectivo y tiene su público. Además, le aportó empaque cultureta y marchamo de izquierda de toda la vida el hecho de que un personal tan progre como el juez condenado Baltasar Garzón, el fiscal y magistrado del Supremo Martín Pallín, los cantantes Joaquín Sabina, Víctor Manuel y Ana Belén, Miguel Ríos, Leiva, Soleá Morente y otros, los inevitables cineastas Pedro Almodóvar, Pilar y Carlos Bardem y los escritores Almudena Grandes, Benjamín Prado y Rosana Torres les apoyaran y hasta dieran un concierto para jalear la candidatura de esta Izquierda Unida que está en las últimas.

Los mensajes que traslada son de cajón en una campaña como esta y se escuchan en una voz en off: “Estamos desesperados…Nos están robando (sobre imágenes magníficas y reales de desahucios)… El sistema es completamente injusto… Tenemos la fuerza moral por encima de todo… Salarios dignos para los jóvenes… Las cosas que de verdad se comprenden son las cosas que uno es capaz de mirar desde dentro y desde abajo”. Y lo que más llega son los audios reales de los ciudadanos que están siendo desahuciados, la denuncia con voz en carne viva.

Pero el vídeo tiene más miga, sí. Mucha miga. Porque resulta que 15 segundos de audio del vídeo, en los que se escucha a los ciudadanos que sufren y denuncian los desahucios, son voces no de actores, sino de ciudadanos de carne y hueso sufriendo, son voces robadas. Como lo leen. Escrito está en términos morales y no penales. O sea, para que se entienda, y por utilizar el román paladino, en lenguaje comprensible y sin florituras.

Me enteré el viernes en la cuenta de Twitter de @jaimealekos, fotoperiodista de prestigio, un joven reportero de los pocos que se la juega cada día para que veamos con nuestros ojos el drama de los desahucios, y caro que le cuesta en palos de la madera y horas de calabozo injusto. Conozco muy bien a Jaime Alekos. Es un hombre inmenso, silente, un punto menudo y de mirada sana y sincera. Sus imágenes, sus vídeos, son la máquina de la verdad. Jaime es un tipo cabal, un joven comprometido consigo mismo, que hace su trabajo, y lo hace muy bien. Publica habitualmente en el diario digital Periodismohumano.com, dirigido por Javier Bauluz, un español que ganó el Pulitzer en 1995, y sus videos los compran, baratos, todas las cadenas de televisión cada vez que hay lío. Porque Alekos es de los únicos que está siempre ahí.

Me quedé estupefacto al leer el mensaje de Jaime Alekos: “@iunida utiliza material de mi archivo para su vídeo de campaña en Madrid, sin pagar ni acreditarlo y habiéndoles negado el permiso. Bravo”. Hablo con Jaime y me lo cuenta. Le llamaron de una agencia que trabaja para IU, le pidieron permiso, Jaime les dijo que nones, que no quiere que sus imágenes sean empleadas en un vídeo de campaña electoral de ningún partido, porque el es periodista, independiente, con ideología, pero independiente. Y argumentó también el respeto que merecen las mujeres y los hombres a los que se escucha en su drama, sufriendo. Pero los chicos de la agencia que trabaja para IU se pasaron por el forro la prohibición, y emplearon los audios sin pagar un puto duro al autor y sin citar la procedencia y propiedad de las mismas. E ignorando el derecho de quienes dicen en vivo “nos están oprimiendo, estamos hartos, desesperados, a todo el mundo le escucho todos los días una historia triste” a que su voz no sea empleada para pedir el voto. Vaya jeta tienen. Que incoherencia. Que mensaje más dañino trasladan. Ellos, los campeones de la moralidad. Pero claro, les venía bien para impactar.

¡Qué razón tiene el mensaje del vídeo de IU! Estamos hartos, desesperados, nos están robando, un sistema completamente injusto, tenemos la fuerza moral por encima de todo, los jóvenes deben de tener salarios dignos. Me temo que estos de IU han querido darle toque real a su mensaje, y por ello le roban los audios a Jaime Alekos, que está desesperado, porque es completamente injusto que lo hagan, y tiene la fuerza moral por encima de todo, porque tiene derecho a que IU no utilice su material, y si lo hace pese a la prohibición, al menos que IU le pague dignamente por utilizar sus audios y acredite la procedencia del material.

Estoy seguro de que IU lo va a hacer. Me ha llegado un soplo de que Luis García Montero y Raquel López, los candidatos por Madrid, que no tenían ni idea, le van a llamar a Alekos para pedirle disculpas, y decirle que vaya preparando una factura digna porque el tesorero del partido se le va a pagar a la de ya. Y me llega también que Baltasar Garzón le va a llamar también para ofrecerse gratis como abogado para presentar una reclamación judicial por daños y perjuicios y asalto a la propiedad intelectual, espoleado por Martín Pallín, que está indignado. Me dice otro pajarito que Sabina, Miguel Ríos, Leiva, Soleá Morente y los demás cantantes van a hacer un concierto y la recaudación va a ser para Alekos y los desahuciados a los que les han robado la voz, porque a ellos les jode que les pirateen sus discos, y lo que le han hecho los de IU no tiene un pase. Creo que también los del cine, Almodovar y los Bardem, preparan un guión para hacer un corto sobre como los políticos roban hasta para hacer los vídeos de sus campañitas. Y seguro que los intelectuales, Almudena Grandes, Benjamín Prado, Rosana Torres y los demás preparan un manifiesto denunciando que IU haga algo tan feo como pillar material de audio por la cara para la propaganda, porque a ellos no les gusta que les roben sus libros.

Así son las cosas. Lo que debiera suceder es que Izquierda Unida y sus candidatos repararan el mal causado. No es un tema cuantitavivo. Es un síntoma, grave, de cómo están las cosas. Es inaceptable por indecente y requiere una explicación inmediata, que vaya más allá de un perdón, me equivoqué, y una petición de disculpas y la reparación del daño. Así de sencillo. O sea, lo mismo que ellos le exigirían al PP o al PSOE si fueran quienes hubieran robado los audios para su vídeo de campaña. Está muy feo apropiarse de lo que no es de uno. Porque ya se sabe, se empieza robando un audio en campaña y después …………