Podemos sigue ocupando escaparate. Con Monedero y sus dineros problemáticos, Iglesias y sus falsedades en defensa de su cuate y la encuesta de Metroscopia, en la que se mantiene en cabeza, pero en inicio de un declive que veremos donde llega. Ciudadanos sigue creciendo. El PSOE baja al tercer puesto. Y el PP, con Rajoy soltando candidatos a cámara lenta, lo fía todo a una recuperación económica que veremos hasta donde llega. Pero en las filas populares no se habla de otra cosa que de la intriga respecto a quienes son Senser y Glasky, a quienes citó Luis Bárcenas ante los medios la noche que salió de prisión. Nadie identifica a la pareja, y hay quinielas para dar con la clave y escudriñar si se trata de otro aviso a navegantes.

La frase literal de Bárcenas en la puerta de la prisión, rodeado de periodistas recién recuperada la libertad, fue: “… seguir el consejo de Senser y Glasky y leer mucho, la persona ociosa tiene que leer mucho y es lo que Senser y Glasky recomiendan para las personas que se encuentran en esas circunstancias, y yo he seguido ese sabio consejo”. Y se dispararon las alarmas. Y pusieron a varios a buscar a Senser y Glasky, y no dan con ellos.

Gracias a un trabajo de rastreo en el que me han ayudado eficazmente Xayme y Pilar, y a una persona cercana a Bárcenas, he encontrado a “Senser y Glasky”. No se trata de una pareja. Es una mujer. Dawn Gluskin. Una gurú norteamericana que tiene múltiples seguidoras y seguidores que atienden sus consejos sobre estilo de vida, orientación y ayuda para la mente, el cuerpo y el espíritu, orientación en los negocios y en la búsqueda del cumplimiento de los sueños.

Tiene un blog (www.dawngluskin.com) títulado “Dawnsense with Glauskin”, y de ahí el error de pronunciación de un Bárcenas cansado tras las horas que tuvo que esperar desde que el juez dictó su auto de libertad hasta que el director de la prisión ordenó abrir las rejas, ya de noche, para evitar que Luis-se-fuerte ocupara espacio en los telediarios del prime time.

La lectura de los textos de Dawn Gluskin ilustra sobre el trabajo que ha hecho Bárcenas en prisión consigo mismo para seguir el consejo de Rajoy. Un artículo publicado en el Huffpost el pasado mes de noviembre, “12 hábitos de la gente tranquila” aporta luz sobre los consejos de la gurú y permite atisbar que al citar públicamente a la autora, Bárcenas si lanzaba un mensaje, aunque fuera para iniciados. Escribió Gluskin, a la que citó Luis-se-fuerte: “¿Alguna vez te has dado cuenta de que hay gente que parece tenerlo todo bajo control? Se mantienen serenos incluso en medio de la agitación. Como una montaña alta y fuerte, capean las tempestades que se crucen en su camino. Hay otras personas que cuando se ven en medio de la tempestad, les cuesta controlar las turbulencias. Es fácil decir mira el lado bueno de las cosas, o se optimista…Al final del día la actitud lo es todo. O acaba contigo o te hace más fuerte. Pero no es tan sencillo. Requiere de suaves avisos y algo de esfuerzo”. Y sí, es evidente que Bárcenas ha seguido los sabios consejos de Gluskin. Ha tratado de mantenerse sereno, y aparentemente lo ha conseguido. Otros lo están en menor medida. Su amor por las montañas le ha auxiliado y la dureza de tantos meses a la sombra le ha llevado a lanzar avisos, hacia sí mismo y hacia otros, que los han recibido con temor.

Y atentos a los 12 hábitos recomendados por la gurú de Bárcenas:

1.- “Haz ejercicio de forma regular. Hazlo de manera regular y mantén el estrés y la tristeza a raya”. Según sus próximos lo ha conseguido, ha superado la tensión y ha gestionado con éxito la tristeza excepto en Navidad, semanas en las que tuvo un ligero bajón.

2.- “Haz meditación. Ayuda a tu mente a fortalecer los músculos que necesita para dejar de lado las preocupaciones”. Ha meditado a fondo, ha aliviado sus preocupaciones y ha diseñado su estrategia, para temor de quienes en el PP consideran que aún puede hacerles mucho daño, especialmente de cara a las elecciones que se avecinan.

3.- “Haz honor a tu verdad. No importa lo que los demás quieran hacer. Haz caso al alma. Un espíritu reprimido se lamenta sin cesar. Libera tu alma y encontrarás las recompensas”. Y así ha sido. Fue poner el pie al otro lado de las rejas y seguir los impulsos, haciendo caso a su alma. Lanzar mensajes hacia arriba que fueron recibidos. Rajoy, Cospedal et al en el punto de mira. Y el, fuerte, siguiendo los consejos presidenciales y de Gluskin.

4.- “Para el tiempo. Recarga las pilas. Cambia tu rutina. Con una nueva aventura y una nueva forma de ver las cosas puedes recuperar la energía y cambiar tu perspectiva de manera positiva”. A la fuerza ahorcan. Su rutina carcelaria le ha permitido reforzar en parte su autoestima y ha modificado muchos de los modos de ver las cosas que practicaba en su vida anterior.

5.- “Di lo que piensas. No caigas en la trampa de querer agradar siempre y preocuparte en exceso de lo que piensa la gente. No puedes serlo todo para todo el mundo, pero sí puedes ser sincero contigo mismo”. Como cualquiera en una situación límite, ha adelgazado su agenda. Ha reforzado sus relaciones con los más próximos, que han estado a su lado, y ha detectado a quienes estaban cerca por interés y por los puestos que ocupaba. Tiene un horizonte penal complejo y no está dispuesto a callarse nada, excepto aquello que pueda perjudicarle en los procedimientos judiciales. Tiene decidido que hoy solo quiere agradar a la prensa, que es a través de quienes lanza mensajes en público. Los privados llegan a través de intermediarios elegidos ad hoc.

6.- “Libérate de todo en el momento adecuado. La clave es desahogarse. Si reprimes las emociones, estas crecerán y crecerán hasta que la presión sea tan grande que explotes. Es mejor que se evaporen a fuego lento”. A fuego lento, porque la venganza es un plato que se sirve frío. Tiene decidido liberarse de todo, de ahí la apelación que hizo a que cada uno en el PP asumiese su parte alícuota de responsabilidad.

7.- Rodéate de amigos que te apoyan. Únete a personas con las que compartas sueños y objetivos. Para encontrar una amistad así, tú mismo tienes que ser un buen amigo y servir de apoyo”. De ahí su mención a los colegas del Módulo 4 de la prisión, y a que ha encontrado en prisión a “personas que merece la pena conocer”. Ha hecho amigos. Diaz Ferrán uno de ellos, pero no solo. Un capo del tráfico de droga y otros delincuentes comunes con los que ha compartido espacio y tiempo entre rejas. Con los que ha establecido lazos sinceros que solo nacen entre rejas. Y ha ayudado a muchos en asuntos burocráticos y anímicos, siguiendo los consejos de su gurú.

8.- “Expresa tu gratitud. Mostrarse agradecidos por lo que tenemos atrae más abundancia a nuestra vida”. Lo ha hecho públicamente y más aún en privado. Con sus nuevos amigos carcelarios, a los que piensa seguir ayudando, reacción habitual de quienes pisan una cárcel por vez primera, y con los amigos de fuera que le han demostrado lo firme de su amistad. Y ha rechazado, sensu contrario, a quienes considera que le han abandonado, pero sin citarles públicamente. No hay mayor desprecio que no dar aprecio. Aunque no se le olvidan sus nombres y apellidos.

9.- “Dormir lo suficiente. Para la salud de nuestro cuerpo y nuestra mente es esencial estar descansado”. Lo logró en prisión tras las primeras semanas de aclimatación, y lo está logrando de nuevo en libertad, asistido por las pastillas de melatonina que consume desde hace años.

10.- “Desconecta de la tecnología. Crea dependencia. El mundo no acaba si te desconectas de internet. De hecho, todo puede ser más bonito si lo haces”. Lo que más le está costando, porque está haciendo un trabajo ímprobo de recopilación y escritura de sus experiencias vitales y profesionales que piensa publicar en el momento que procesalmente le convenga.

11.- “Busca la oportunidad. La vida no siempre sale como planeamos. A veces es frustrante y decepcionante. Piensa que no hay mal que por bien no venga. Hay que preguntarse ¿qué lección puedo aprender de esto o que oportunidades me ofrece esto. Confía en ti y mantente abierto a las posibilidades”. Lo sigue a rajatabla. Jamás pensó que acabaría en prisión. Se sintió enormemente decepcionado. Pero ha aprendido la lección y está dispuesto a que cada palo del turbio asunto del caso que lleva erróneamente su nombre aguante su vela. Está decidido a que el caso termine siendo denominado “Caso PP”, y cada día que pasa tiene más posibilidades de conseguirlo. Está abierto a todas las posibilidades, incluso a un pacto que le permita una salida no excesivamente dura en la pena si otros asumen parte de la culpa o le eximen a el de asumir responsabilidades que considera que no le corresponden. De modo meticuloso tiene en la cabeza y en los papeles cada paso que dio en el proceloso mundo de las finanzas del PP y el conocimiento de toda la verdad puede hacer que caigan cabezas notables.

12.- “Sigue aprendiendo y creciendo. Recuerda que la vida es un viaje, no un destino final. Si crees que lo has descubierto todo, eliminas tu capacidad de crear una versión mejorada de ti mismo. Sé estudiante. Sé principiante.”. Lo practica desde el primer día que ingresó en prisión. Ha leÍdo más de 120 libros. Ha estudiado mucho derecho en interés de su propia defensa. Ha leído mucho de entrenamiento personal con Gluskin como guía. Y considera que es un hombre más fuerte que cuando entró. Para desesperación de quienes creían que ingresándole en la cárcel acabarían con el.

Y además, de Dawn Gluskin ha leído consejos para tener una mañana más feliz, para alcanzar la felicidad de otra forma, para resolver y apartar aquello que nos hace sufrir. Consejos trufados con otras lecturas más eruditas sobre pensamiento, filosofía, derecho y política que le han reforzado la autoestima. De ahí que desde que salió de prisión atienda a los medios sin límite de tiempo, se despache a gusto con ellos, y ya no sea el personaje huidizo que llegó a hacer la despectiva peseta a los periodistas. Busca los micrófonos, domina los directos, sabe a qué cámara ha de mirar y llama a los presentadores por su nombre para satisfacer su ego. Y se prepara para el día que pise un plató en directo para cantar la gallina.

Y más cosas que seguiremos descubriendo. Senser y Glasky era en realidad Dawn Gluskin, una gurú de la autoayuda que seguro que desconoce que entre sus seguidores se encuentra Luis-se-fuerte. Y que va a vender libros como rosquillas y va a ganar entradas en su blog desde España, especialmente en las sedes del PP, donde harían bien en analizar más a fondo a la autora que más tiempo ha ocupado la cabeza del hombre que tiene en su mano la posibilidad de reventar las campañas electorales que nos van a acompañar hasta finales de año.