El régimen al borde del precipicio. Así ha quedado la cosa tras estas Europeas en las que las encuestas volvieron a no dar una, los dos grandes partidos se devoraron entre ellos cagada tras cagada, y los grandes medios de comunicación,  en el limbo, ignoraron a quienes han resultado ganadores de estos comicios.

Imagen de previsualización de YouTube

Los europeos, mayoritariamente, han votado contra esta Europa fané y descangallada que han deconstruido unos políticos ineptos. Los españoles han votado contra un régimen que o se toma en serio la regeneración democrática, con urgencia, o será puesto de patitas en la calle en las próximas convocatorias electorales. Así, como suena. Recuerden que en España hubo un partido de Gobierno que pasó de casi 200 escaños a desaparecer. Y no pasó nada. O sí.

El régimen, o sea, la Jefatura del Estado, el PP, el PSOE y unos cuantos popes del Ibex 35, han sido los grandes derrotados. Por encima de todos, el PP y el Gobierno, los que han perdido más votos. Y Rajoy y sus secuaces, felices en su mísera victoria y anunciando que tienen un plan para dinamizar la cosa en septiembre. Será que ahora se van de vacatas a celebrar la victoria. Pero si no afronta una remodelación de Gobierno, una reestructuración del partido y una reformulación de su discurso político, el PP lo va a tener difícil. Y atención a los bastiones populares de Madrid y Valencia, donde el topetazo ha sido de órdago.

Rubalcaba, tras el batacazo, por fin anuncia que se pira. Le ha costado al hombre. Convoca un Congreso, relega unas primarias que detesta, y maniobra ya para controlar el partido con la victoriosa Susana Díaz.

PP y PSOE trajinan ya acuerdos bajo cuerda que, quién sabe, igual terminan con pactos de Gobierno, para salvar lo suyo, el régimen que les ha llevado al desastre. Pero desde el domingo no cesan las llamadas entre ellos y los consejos de administración de la cosa. Los tienen de corbata.

El buen resultado de IU ha quedado oscurecido por el éxito de Pablo Iglesias y Podemos. Una prueba de hasta qué punto el apoyo de dos teles y el uso inteligente de las redes sociales, aderezado el guiso con altas dosis de demagogia, cunde que da gusto.

Y por el centro, UPyD bien y Ciudadanos mejor aún. Si estos dos partidos unieran fuerza y esfuerzo tendrían en la palma de la mano un éxito de escándalo en las elecciones que se avecinan.

En fin, que los que sostienen el régimen se han cubierto de gloria. Muy especialmente la derecha, tras dos años de gobierno aciagos. Y de paso ha movilizado a la izquierda antisistema, instalando al PSOE en la UVI. Un exitazo. Y lo que nos queda por ver en las municipales, autonómicas y generales que se avecinan. El personal está harto. Y si termina harto ya de estar harto la cosa es susceptible de empeorar. ¿Para mejorar? No es fácil. Veremos.