Ha vuelto. La presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, de nuevo en escena. Tras su convalecencia por un hematoma craneal y alteraciones en el ritmo cardíaco, y ya olvidado el luto exterior de tres años por la muerte de Néstor, su marido, vuelve Cristina. Antes de sus peroratas se deja ceñir, encantada de haberse conocido, por los pibes que le cantan “Ohhhh, yo no soy gorila (antiperonista), soy soldaaaaaaado de Cristina”, “Ché, gorila, ché, gorila, no te lo decimos más, si la tocan a Cristina, qué quilombo se va a armar”.

Leer el texto íntegro en http://theobjective.com/blog/es/