Brillan como luciérnagas. Cotizan al alza aún en las crisis. En este caso proceden de Botsuana. Los explotan unos empresarios sudafricanos con sede en Londres. Son bellos, sin duda. Tienen algo epatante, bello. Pero no puedo evitarlo. Tiene un punto demagógico, pero menos. Detrás de cada uno de ellos hay un nadie de los de Galeano.

Leer íntegro en www.theobjective.com/blog/es

http://www.theobjective.com/es/#!de-beers-dedicada-a-la-explotacion-de-diamantes-anuncia-la-apertura-de-una-oficina-en-botsuana-85130