Rajoy presume, y mucho, de que el es un hombre independiente. Quiere decir que toma sus decisiones sin dejarse influir por nadie. Y cuando lo dicen, el o sus más próximos, ponen especial énfasis en subrayar que ni banqueros, ni empresarios ni grupos de comunicación tienen capacidad de torcer, modificar o condicionar sus decisiones. Bueno, pues consumada la suavización de las condiciones para la absorción de La Sexta por Antena 3, el ninguneo del Ejecutivo a la Comisión Nacional de la Competencia, ya sabemos que al menos hay un empresario, y dedicado a la comunicación, que ha influido, y mucho, en una decisión más que discutible. Es lo que tiene presumir en exceso, que pierde uno la razón, aunque la razón parezca que gane.

Rajoy ha ajustado ya la agenda de este curso que arranca caliente. Ha convencido a Feijoo para que adelante comicios, y las elecciones gallegas coincidirán con el certificado de defunción de la fracasada aventura del gobierno constitucionalista en el País Vasco. Más y sus mariachis siguen trajinando con su órdago fiscal y veremos si adelantan elecciones. La política antiterrorista abre grietas en el PP, en cuya sede central ha aterrizado Arenas, que ha tenido un comité de recepción frío, tirando a gélido, porque le temen más que a un nublado y le reprochan haber estado a lo suyo en meses duros. Los sindicatos preparan la leña para las hogueras de otoño. Los gordillos siguen a lo suyo mientras Interior va de error en error. La comisión de los ERE pasara a la historia del cachondeo, la farsa y la vergüenza nacionales. La prima se prepara para seguir dando disgustos. Se evidencia que no hay huevos, ni en el PP ni en el PSOE, para meterle mano de verdad a la cosa autonómica, lo cual garantiza que no resolvemos el problema de fondo. Rajoy prepara el menú para las visitas de Merkel y Hollande. Mario Conde ultima su aventura política, para la que se trabaja a cabreados populares mientras disfruta con su padrino Baltar, ¡manda carallo! Y en ABC Punto Radio, nosotros sí, se lo vamos a contar todo, porque cada mañana sale el sol, aunque algunos se empeñen en descargar oscuridad, y nosotros queremos hablar, y mucho, bajo las cinco lunas, y no únicamente de lo que salta a primera plana, buscamos el contrapunto y ni con agua hirviendo conseguirán que dejemos de contar todo lo que sea noticia y que escuchemos a todos los protagonistas. Aunque a algunos les guste más el silencio, a nosotros nos gusta la palabra, en libertad.

Viene caliente el otoño, sí, y mucha responsabilidad tenemos nosotros, los periodistas, en garantizar el derecho constitucional de ustedes a recibir información veraz. Hay muchos, y no solo políticos, empeñados en ocultar lo relevante. Nosotros, en esta casa de ABC, no les vamos a fallar. Ni en el papel, ni en los nuevos medios y soportes digitales ni, por supuesto, en la radio, su radio, ABC Punto Radio. El próximo lunes, día 3, arrancamos la nueva temporada. Yo que ustedes no me lo perdería. Hay muchas y buenas novedades. Vayan sintonizándonos. Se lo vamos a contar todo. Como para no escucharlo