El asesinato del sátrapa libio Muammar Gadafi se incluye ya en el episodio 108 de la serie “Kuma Wars”, de la compañía de videojuegos Kotaku. Tras el éxito que tuvo el 107, basado en la liquidación de Osama Bin Laden, los fabricantes se han apresurado a elaborar una nueva entrega con crudas imágenes de la captura, paliza y humillaciones varias a que fue sometido el dictador libio antes de que le dieran matarile. En los EEUU hay colas ya en los puntos de venta y se espera que en horas se agote la primera edición.

Imagen de previsualización de YouTube

No se si finalmente habrá sido incluida como secuencia estrella del jueguecito de marras la sodomización que le aplicaron. Parece ser que ha habido dudas respecto a si incluir o no el plano en la que la turba le introducía un palo por el culo al dictador por cuya jaima se pasaron presidentes y ministros a tutiplén de todo el mundo desarrollado a bailarle el petróleo, besarle la mano y a reírle las gracias a los hijos y a las queridas para trincarle después el oro negro.

Es tan sórdida, repugnante, indigna e inhumana la actuación de los milicianos del Consejo Nacional de la Transición como la de las Fuerzas de la OTAN, bendecidas por Naciones Unidas, que les dieron el queo y la cobertura aérea para garantizar que el exceso se consumaba sin problemas.

Que no nos cuenten que el mundo civilizado, a través de la OTAN, se plantó en Libia para proteger a las víctimas de Gadafi. Allí han ido los soldados europeos, y los americanos, tras repoblar la tierra libia con espías, a tomar partido en un conflicto civil entre hermanos de similar jaez y a pasarse por la piedra a Muammar, a su hijo Mutasin, al que en un alarde de piedad le dieron un piti antes de mandarle al otro barrio y a todo aquel que estuviera dispuesto a interponerse en el camino de quienes no tenían más objetivo que la venganza.

Imagen de previsualización de YouTube

¿Dónde están los pacifistas, los de la ceja, la barba, los quevedos, las manifas, los mítines y demás zarandajas? ¿Dónde están los progres  y garzones que no llegan ni a la hora undécima para denunciar esta orgía extrajudicial?

No va a suceder, pero el Tribunal Penal Internacional debiera investigar hasta el final este espectáculo pornográfico, no el “Kuma Wars”, sino el real, y los responsables debieran pagar por este horror convertido en videojuego y en sonrisa vomitiva de la progre Hillary Clinton que, muy al estilo “Harry el sucio”, sentenció: “Llegamos, vimos y murió”.

Imagen de previsualización de YouTube

En España, ya en plena campaña electoral, los derechos humanos no dan votos. El PSOE y el PP no han abierto la boca y entre bambalinas aplauden la orgía. Es la guerra, más madera. Viva las producciones XXX. Pero relean a Bertolt Brecht: “Primero cogieron a los comunistas, pero yo no dije nada porque no era comunista…….”. Ya se sabe, se empieza sodomizando al adversario, aunque ayer fuera amigo, y se termina poniendo a la venta un videojuego. Lord Byron lo escribió en su Don Juan: “Blodd Orly serves to wash ambition´s hands”, o sea, la sangre sólo sirve para lavar las manos de la ambición.