El pasado sábado, la etapa 20 de la Vuelta a España debió pasar por el centro de Elorrio, como estaba previsto y anunciado por la organización oficial de la carrera, pero las presiones de Bildu y la cesión a las mismas de la alcaldesa del PNV, Ana Otadui, lo impidieron. El pelotón ciclista se limitó a transitar por la Circunvalación, conocida como “la variante”, y los aficionados se quedaron con las ganas de ver a los corredores donde se les había dicho que iban a poder hacerlo,  por las calles de la localidad.

Imagen de previsualización de YouTube

La página oficial de la Vuelta a España especificaba que la carrera llegaría a las 15:50, aproximadamente, y cruzaría Elorrio transitando por la Avenida de Arrasate y las calles Elizburu, San Pío y San Justo, celebrándose un sprint intermedio. Sin mediar aviso oficial alguno, lo cual generó un enorme malestar entre los aficionados, se modificó el recorrido y la carrera no cruzó esta localidad. Aún hoy, si se entra en la página web oficial de la carrera para consultar el recorrido, se mantiene el inicialmente previsto (http://www.lavuelta.com/11/es/recorrido/index.html?e=20).

Lo sucedido es sencillo. Conocido el recorrido, los representantes de Bildu en el Ayuntamiento hicieron saber a Ana Otadui, alcaldesa del PNV desde las pasadas elecciones, que si los ciclistas atravesaban el pueblo, boicotearían la carrera de diferentes modos, entre ellos el habitual de inundar el asfalto de chinchetas.

DECISION UNLILATERAL,SECRETA, SIN PASAR POR EL PLENO

La edil nacionalista trató de negociar con los representantes de Bildu un cambio del recorrido pero manteniendo el paso por el centro del pueblo, y les argumentó que en Elorrio hay una gran afición al ciclismo y que, además, se había hecho coincidir el evento con las fiestas de la localidad y el paso de la Vuelta era una de las actividades estelares.

Los concejales de Bildu se mantuvieron inflexibles en sus posiciones de amenaza. Finalmente, Ana Otaduy cedió, sin llevar el asunto a ningún pleno municipal, en secreto, y la Vuelta a España se limitó a rodear Elorrio por la Circunvalación. La decisión adoptada por la alcaldesa, de modo unilateral y sin pasar por Pleno, fue conocida por el único concejal del PP, Carlos García, el jueves, dos días antes de la carrera. García le expresó a Otadui su discrepancia radical con lo que iba a hacer, y comunicó el viernes de viva voz a algunos vecinos con los que tiene relación que finalmente la Vuelta no cruzaría Elorrio porque la alcaldesa había cedido a las presiones de Bildu.

Ana Otadui consideró, según fuentes nacionalistas, que era “el daño menor, y decidió no dar publicidad a Bildu haciendo público lo sucedido, porque ello podía haber empañado las fiestas y generado unos incidentes no deseados por nadie”.

UN PRECEDENTE INADMISIBLE DE CESION ANTE LOS VIOLENTOS

Como versión “oficial” del cambio de recorrido adoptado a última hora se pactó decir a quien preguntara que la coincidencia con las fiestas y la celebración de un Concurso Gastronómico en una de las calles por las que debían pasar los ciclistas hacían aconsejable desviar el trayecto. Los vecinos de Elorrio con los que ha hablado EL CONFIDENCIAL señalan que, precisamente por ese motivo, “por coincidir con las fiestas, era especialmente acertado que la Vuelta pasara por el centro del pueblo. Y qué decir del Concurso Gastronómico, que podía haber permitido un plan atractivo para todos. Pero es que, en cualquier caso, ceder a la amenaza de los violentos es un precedente inadmisible”.

Muchos vecinos de Elorrio han hecho llegar sus quejas a la alcaldesa y otros concejales por lo que consideran “una cesión intolerable al chantaje de los amigos de los terroristas de ETA, que ha privado a nuestro pueblo de un evento muy ilusionante, y además, todo ello en secreto, tratando de que la opinión pública no se enterara”.

Elorrio es un enclave política, social y económicamente estratégico para ETA y la izquierda abertzale. Históricamente el gobierno municipal ha estado en manos de Batasuna, pero en las últimas elecciones el Partido Popular consiguió un concejal a costa de Bildu. Como los abertzales obtuvieron 6 concejales, los mismos que el PNV, el voto del popular Carlos García permitió a la nacionalista Ana Otaduy ser alcaldesa.

Ver el original en elconfidencial.com »