En la sede socialista de Ferraz, como en la de todos los partidos, además de los dirigentes y miembros del Gobierno que cada día ocupan espacio en los medios de comunicación trabajan decenas de personas, militantes los unos, simpatizantes los otros, que se limitan a cumplir las ordenes de sus jefes. Si uno quiere pulsar el ambiente de un partido, además de hablar con los líderes conviene conocer el estado de ánimo de las bases y del aparato. Es más que útil y permite además enterarse de muchas cosas. Hay en el cuartel general socialista enorme preocupación por el futuro, ya que una debacle en las elecciones generales, equivalente a la de las Municipales y Autonómicas de mayo, puede tener consecuencias y llevar a más de uno al paro. Y a día de hoy, quienes a diario desarrollan el trabajo de campo para los cabezas de cartel, están tan despistados sobre lo que va a suceder como el resto de los mortales. El hermetismo es absoluto respecto a si va a haber adelanto electoral o no.

Lo primero que he podido percibir es hasta que punto ha calado el mensaje inicial de Rubalcaba. Con todos los socialistas con los que he hablado en los últimos siete días sólo he encontrado una coincidencia absoluta: no hay ya nadie que no le llame Alfredo, que no se refiera a el por su nombre, como solicitó en su comparecencia ante la militancia y ante los medios.

“BUENA PARTE DE LA GENTE TIENE EN VILO LAS VACACIONES”

Todos los responsables de los equipos de trabajo de las diferentes áreas trabajan “con un Plan A, elecciones en marzo agotando la legislatura, y con un plan B, elecciones en noviembre, adelantando las elecciones”. Y ello tiene sus consecuencias, pues a día de hoy, “buena parte de la gente tiene en vilo las vacaciones, más de uno ha tenido que suspender viajes previstos y la mayoría sabe que este año tocan menos días, el que más podrá irse dos semanas, pero nada de un mes, como siempre”. Si les preguntas por su opinión, cuesta que se mojen: “los jefes no abren la boca. Hasta hace un mes, mayoritariamente estaba claro que se agotaba la legislatura, porque ese era el deseo de José Luis, aunque a Alfredo le generara problemas evidentes. Desde hace quince días hay una impresión generalizada de que Alfredo deja el Gobierno en breve y conseguirá imponer su deseo de que las elecciones sean en noviembre”.

En el cuartel general socialista, “en las conversaciones de pasillo y de café hay coincidencia generalizada en dos cosas que vemos muy claras: la primera, que es indudable que lo que le conviene a Alfredo es dejar el Gobierno, venirse a Ferraz y trabajarse la campaña, que va a ser más que difícil. La segunda, que si el presidente se empeña en agotar la legislatura, nosotros le respetaremos absolutamente porque se lo merece”. Entre la militancia socialista se percibe aún un respeto grande por Rodríguez Zapatero, y un deseo de hacerle la vida fácil en el momento más duro de su vida. Y hay una coincidencia en señalar que “hay mucha gente, sobre todo dentro del partido, que está siendo muy injusta. De los adversarios no extraña, se contaba con ello, pero dentro de casa hay comportamientos que son indignos”.

Elena Valenciano, designada jefe de campaña de Alfredo, trabaja ya a destajo. Oficialmente dice que ella elabora su estrategia “pensando en que las elecciones serán en marzo, porque eso es lo que ha dicho el presidente”, pero a la vez asegura que “estamos preparados para que sean en cualquier momento”. Ella tiene como reto ser capaz de “hacer que los ciudadanos conozcan a un Alfredo diferente, más cercano, y lo vamos a conseguir”. Y articular la compatibilización de marcar distancias con ZP sin renegar de un pasado del que no puede desvincularse aunque lo deseara. Ella y todo su equipo son conscientes de que el candidato, acostumbrado a ser el número 2, a estar en la sombra, es reacio al primer plano, ha de acostumbrarse a estar en el foco máximo de atención, y han sido ya varias las reuniones, y las que quedan, con Sra. Rushmore, la agencia elegida para la campaña, que ya ha sido la responsable de la elaboración del primer cartel, y que ha recibido la instrucción también de trabajar dos líneas de mensaje, eficacia en la gestión y seguridad en sí mismo como dos cualidades que les interesa destacar del hombre que va a ser cabeza de cartel socialista.

Hay cuatro áreas de trabajo en la que los empleados de Ferraz están siendo motivados especialmente y donde se están generando “documentos, papeles, propuestas e ideas” con especial profusión: educación, sanidad, economía y políticas sociales. Los profesionales de confianza trabajan a destajo en recabar información, informes, dosieres, propuestas, datos, estadísticas e ideas de partidos de la socialdemocracia de toda Europa. Un cualificado “fontanero” socialista me garantiza que “hacía tiempo que no leía y escribía tanto. Me he puesto al día en la lectura de autores de todo el mundo que defienden posiciones progresistas sin maximalismos para salir de la crisis”. El movimiento de los indignados y el 15-M está siendo objeto de especial seguimiento y muchas de sus propuestas “van a ser utilizadas, de un modo u otro, por el equipo de Alfredo“.

“UNA CAMPAÑA MUY AGRESIVA EN MENSAJES DE CONTENIDO SOCIAL”

Quienes tienen responsabilidad en el área de marketing electoral han recibido instrucciones de ir trabajando una campaña “muy agresiva en mensajes de contenido social. Es imprescindible ir diseñando una campaña que tiene que tener como principal objetivo movilizar a nuestros votantes. En las generales no se puede quedar en casa ni un solo votante del partido, ese es el primer reto.  El segundo, difícil, es conseguir establecer un dique de contención entre el candidato y el Gobierno, minimizar al máximo el daño que va a causarle a Alfredo haber formado parte del Ejecutivo de Zapatero. Si leíste el domingo “El País” y has escuchado las palabras del propio Alfredo en sus intervenciones, verías como ya esta trasladándose un mensaje de ruptura de lazos, se está empezando a dibujar un perfil propio, está comenzando a marcar una distancia imprescindible si quiere tener alguna posibilidad”.

En Ferraz, los socialistas de toda la vida, quienes llevan trabajando en la sede incluso desde que estaba en Santa Engracia, consideran que “hay que trabajar para conseguir al menos, si no la victoria, que probablemente sea imposible, si evitar una mayoría absoluta del PP. En ese escenario, Alfredo quizá estaría en condiciones de pactar con Coalición Canaria, Convergencia y Unió y el Partido Nacionalista Vasco y poder gobernar. Nosotros estamos elaborando mucha documentación para que Alfredo disponga de todos los datos acerca de esas Comunidades Autónomas y esos partidos para cuando llegue la hora de unas posibles negociaciones, y toda esa información le será muy útil también en el diseño de sus mensajes de campaña”.

“FIRMEZA ANTITERRORISTA SIN CREAR EXPECTATIVAS”

Las personas más próximas a Alfredo le van haciendo llegar carpetas y archivos con abundante documentación de cara a la preparación del discurso que va a hacer el próximo día 9 ante el Comité Federal, que se celebrará en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid, en el que será proclamado por aclamación. Va a ser una intervención importante, en la que el propio Alfredo lleva trabajando muchos días, y servirá para tener claro el camino que pretende seguir, cuales van a ser las líneas maestras de su discurso, “pero no te quepa duda de que va a haber mucha política social, modernización de nuestra economía, mantenimiento sensato y realista del Estado del Bienestar, un discurso para afianzar el voto progresista de izquierda, recuperar lo bueno de los Gobiernos de Zapatero en derechos y libertades, caña a la banca y el capital con mano izquierda, más que guiños al Movimiento 15-M, firmeza en la lucha antiterrorista sin crear expectativas que se puedan volver en su contra y cariño a la militancia”.

Y aunque ya se sabe que la política, para los intelectuales, es siempre una camisa de once varas, el equipo de Alfredo y el aparato de Ferraz trabaja a marchas forzadas en conseguir que un grupo de escritores, actores, artistas, presentadores de televisión, deportistas, etc, se presten a apoyar al nuevo candidato socialista, en un remedo del denominado “Clan de la ceja”, que, no obstante, muchos no ven claro entre las bases: “Mira ahora a Rivas, Almudena Grandes, Luis García Montero, Sabina y tantos otros, después de haberles tratado como les hemos tratado, unos regresan al apoyo a IU y otros están montando plataformas por ahí. Mejor haría Alfredo centrándose en la militancia y en los electores y dejándose de apoyos efectistas, olvidándose de los ocasionales y los serviles que al final se vuelven en tu contra”.

Y un cualificado especialista en campañas electorales, colaborador del PSOE desde las elecciones de 1982, me pone el colofón a este repaso interno de las tripas de la militancia: “Alfredo lo tiene más que difícil, casi imposible, pero si hay alguien en el partido en este momento capaz de darle la vuelta al drama es él. Como escribió el comediógrafo griego Aristófanes, Alfredo lo tiene todo para arrastrar al pueblo: la voz, fina pero terrible, un carácter perverso y un rostro increíblemente descarado. En fin, tiene todas las cualidades necesarias para gobernar”. Se nota que influía también en González. Solo le faltó recordarme lo del gato, negro o blanco, igual da siempre y cuando cace ratones.

Ver el original en elconfidencial.com »