Algunos miembros de la Plataforma 15-M han planteado la posibilidad de contactar a Cidinha Campos, periodista y política brasileña, muy popular en las redes sociales por algunas de sus durísimas intervenciones contra la corrupción en la Asamblea Legislativa de Rio de Janeiro, para que acudiera a Madrid y Barcelona a solidarizarse con el movimiento. Quienes se plantearon esta posibilidad, que aún no dan por descartada, me explican que “esta mujer es muy popular en Brasil y también en todo el mundo por hablar sin pelos en la lengua, por denunciar dentro de las instituciones las tramas corruptas, los políticos que deshonran a las instituciones, y sería muy bueno que pudiera estar con nosotros como símbolo de lo que reclamamos”. Pero no hay quorum: “Cuando lo hemos planteado se nos has dicho que no porque se considera que no debemos buscar un símbolo, y menos fuera de España. Personalizar el 15-M sería un error. Pero a algunos nos gustaría encontrar una fórmula para tratar de hacer posible su participación, porque ella simboliza lo que muchos queremos, y es muy conocida, lo cual puede aportar notoriedad”.

Imagen de previsualización de YouTube

María Aparecida Campos Straus nació en 1942. Periodista de profesión, muy popular por sus programas de radio y televisión en Brasil. Llegó a la política tras anunciar en público a final de los años 80, durante una entrevista a Leonel Brizola, fundador y lider del Partido Democrático Laboral (PDL), que le votaría en unas elecciones. En 1990 fue elegida diputada federal y desde su incorporación a la actividad política ha dedicado la mayoría de su tiempo a la denuncia de las mafias y la corrupción que impregna a parte de la clase política brasileña. En 2010 se hizo popular en todo el mundo a través de Youtube y otras redes sociales por sus intervenciones en la Asamblea Legislativa de Rio de Janeiro denunciando a una estructura mafiosa que operaba en el Instituto Nacional de la Seguridad Social. También ha formulado graves acusaciones contra dirigentes del Partido Laborista de Brasil. Sus intervenciones y sus denuncias, soportadas por documentación acreditativa de la veracidad de sus acusaciones, fueron fundamentales el pasado año para evitar la reelección de José Nadel, del Partido Laborista, como responsable del Tribunal de Cuentas del Estado.

Cidinha Campos se está convirtiendo en un símbolo para muchos jovenes de diferentes países en la lucha por la regeneración democrática de las instituciones, por la limpieza de la clase política y por la mejora de los cauces de participación de los ciudadanos en las instituciones. Las dos personas que me han informado de sus intenciones en relación con el 15-M consideran que la presencia de esta mujer en algunos de los actos que hagan en España “puede ser útil para acreditar que muchos de los que estamos movilizados no estamos contra el sistema, sino por mejorarlo y cambiarlo desde dentro. Ella lo está haciendo en Brasil, como representante elegida democraticamente, y ese es el camino que hemos de seguir aquí. Si nosotros nos dedicamos a acosar a los políticos, nuestro movimiento quedará como algo marginal. Si conseguimos que los políticos se sumen a nuestras reivindicaciones y desde dentro den esta batalla por cambiar las cosas, entonces podremos ganar esta batalla”.

Pues ahí puede estar la clave. Y mañana domingo será un buen test, no definitivo, pero sí mas que indicativo. Si la gran manifestación deriva en incidentes callejeros y actuaciones violentas, probablemente el 15-M quede herido de muerte y reducido a un movimiento marginal. Si se convierte en una gran manifestación pacífica por la regeneración democrática, quizá la clase política se ponga las pilas y podamos empezar a atisbar posibilidades reales de que el cabreo ciudadano consiga que las cosas empiecen a cambiar.