El próximo lunes, a las 10 de la mañana comienza en la Audiencia Nacional el juicio contra el ex jefe superior de Policía de Bilbao Miguel Planchuelo, acusado de pertenencia a banda armada y 6 asesinatos en grado de tentativa por los atentados cometidos por mercenarios portugueses y franceses de los GAL en los bares Batzoki de Bayona y Consolation de San Juan de Luz en febrero de 1986. Está previsto que el juicio se desarrolle durante tres días. La Sección Tercera de la Audiencia Nacional, presidida por el peculiar magistrado Alfonso Guevara, ha citado a decenas de testigos, entre los que se encuentran José Amedo, Michel Domínguez, Julián Sancristóbal, Jesús Martínez Torres, Rafael del Rio, Ricardo García Damborenea, José Barrionuevo, Rafael Vera y varios periodistas, entre los que me encuentro (citado para el martes por la mañana). Planchuelo hace frente a una petición de la acción popular de 114 años de prisión. Este juicio deriva del sumario 1 de 1988 en el que fueron condenados a 108 años de cárcel Amedo y Domínguez. La fiscalía no acusa y pide la absolución. Así, como le leen.

Imagen de previsualización de YouTube

Según la acusación, Planchuelo dio la orden a tres mercenarios, Paulo Fontes, Rogerio Carvalho y Jorge Ferreira, para cometer ambos atentados, y ordenó a José Amedo y Michel Domínguez entregarles las armas e indicarles los objetivos. El acusado Planchuelo ya fue condenado a 9 años de prisión por el secuestro de Segundo Marey.

25 años después de ocurridos los hechos (esto es rapidez de la acción de la Justicia) los GAL vuelven a la primera plana de la actualidad. Atentos a la prensa de los próximos días porque va a haber novedades. Y atención también al testimonio de José Amedo el lunes en la Audiencia Nacional, porque me consta que comparece con ganas de contar muchas cosas que a más de uno le van a generar más que dolores de cabeza. El juicio promete ser apasionante, y con el ramillete de testigos citados y un presidente como Guevara el asunto no va a defraudar.

También apuntan interesantes los testimonios del propio Planchuelo, que ha atravesado una depresión importante, y que podría animarse a contar cositas, y de Julián Sancristóbal, que lleva mucho tiempo callado en público pero que está muy activo en su relación con periodistas y otras personas interesadas en obtener información. Puede ser otra de las sorpresas de este juicio que pone de nuevo en el escaparate los años de plomo de la guerra sucia, del terrorismo de estado practicado por el Gobierno socialista de Felipe González, que me consta que va a seguir con detalle lo que suceda lunes, martes y miérecoles en la Audiencia Nacional.

PS.- Mañana domingo publicaré mis SMS semanales. El lunes, en vez de SMS, publicaré en mi blog y en EL CONFIDENCIAL la primera de varias noticias exclusivas relevantes que os interesarán.