Imagen de previsualización de YouTube
Joaquín Monter es un aragonés que reside en Tunez temporalmente. Trabaja para Cementos Molins, que está montando una planta allí y cree que la gente está animada. Va y viene y se ha enamorado del país, donde “me siento como en casa”.


Imagen de previsualización de YouTube
Wuaren ha copado el prime time de las televisiones tunecinas al afirmar que es hijo ilegitimo del dictador Ben Ali. Me da la impresión de que la gente no le cree. A mi me pareció un tipo simpático, avispado, que buscaba su momento de gloria. Pero ahí está. Me lo crucé en en hall del hotel Internacional, encantado de haberse conocido.


Imagen de previsualización de YouTube
Imagen de previsualización de YouTube
Frente a la presidencia del Gobierno topé con un grupo de ex policías que se manifestaban reclamando reingresar en el Cuerpo.


Imagen de previsualización de YouTube
Julián Martín, gaditano, dirige el hotel Barceló Carthago de Tunez. Insiste en la necesidad de Tunez de recuperar el turismo, en la importancia que tiene ello también para muchas empresas españolas y relata la tensión con la que vivió la revolución. Nunca pensó en irse y espera que jamás vuelva la dictadura.


Imagen de previsualización de YouTube
Tarik trabaja en una empresa de alquiler de coches y cree que en Tunez todo está bien desde que el dictador Ben Ali se fue a Arabia Saudí.


Las demás grabaciones que hice son con personas que me pidieron no aparecer en público. Cuatro días no sirven para tener un diagnóstico de lo que sucede en ningún sitio, pero sí son útiles para hacerse una idea de algunas cosas y percibir por donde va el viento. Creo que Tunez es un país que merece la pena conocer, muy diferente a otros de la misma Región. En general me ha parecido gente culta, con buen corazón, que han vivido unos acontecimientos que requieren su tiempo para reposar, en e que se respiran ganas de libertad y felicidad por la derrota del dictador, que tiene un reto formidable del que estoy seguro que van a salir bien. Buscan su sitio y hay que dejarles que lo encuentren en paz. Y ayudarles. Y quiza, en silencio, sirvan de guía a otros países de la zona. Me encantó ir, sentirme seguro, bien recibido, y volveré pronto. He dejado muchos amigos a los que quiero volver a ver.