Los técnicos de la Guardia Civil han sido concluyentes en el informe aportado al juez Ruz que ha reactivado la investigación del escándalo del chivatazo policial a ETA en el Bar Faisán. Afirma la Benemérita que los funcionarios de la Policía pararon la cinta de video de modo “intencionado” para que no quedara constancia videográfica de la delación infame. El sentido común, los antecedentes y la experiencia nos dicen que los agentes no tomaron esa decisión por iniciativa propia, sino que alguien por encima en la cadena de mando se lo ordenó. Y sólo alguien con la máxima responsabilidad en Interior puede dar una orden de ese calado, sólo alguien con capacidad suficiente pudo decirle a los policías que Joseba Elosúa, el dueño del Faisán, personaje clave en el aparato de extorsión que financiaba a los terroristas, debía ser advertido de que iban a por él. Y no es creíble que fueran el ex director general de la Policía y el jefe superior de Policía del País Vasco quienes asumieran esa responsabilidad por su cuenta. Rubalcaba, el super ministro en apuros, ha dicho por escrito en el Congreso de los Diputados, que él no sabía nada y que no informó de nada al presidente del Gobierno. Es muy dificil creerlo, no por maldad, sino porque la operación, preparada durante meses con esmero en colaboración con las autoridades judiciales y policiales francesas, era clave en el combate contra ETA. Claro que en esas fechas el Gobierno había puesto en marcha una negociación secreta con los terroristas. El asunto se enreda, y Rubalcaba puede terminar encontrando dragones en la cueva en la que se ha metido.

Imagen de previsualización de YouTube

Cuando el ministro dice que no quiere hablar del asunto porque los jueces están investigando y hay que dejarles trabajar cae en una perversión, porque es él, su Ministerio de Interior, quien está obligado a facilitar al magistrado Ruz los elementos probatorios para esclarecer el caso. Y, además, los jueces establecen las responsabilidades penales, no las políticas, y en términos políticos la responsabilidad de lo que sucede en un departamento ministerial es del ministro, es el quien responde, ante hechos de esta gravedad, de quienes están a sus ordenes.

Rubalcaba está nervioso. El pasado domingo, a media tarde, mientras algunos de sus colegas se arreglaban para ir a la Gala de los Goya, la seis de la tarde ya vencidas, el superministro estaba sentado en la cafetería del Hotel Santo Mauro de Madrid, en la calle Zurbano. Charlaba con un hombre de su misma edad, de aspecto serio, casi tanto como APR. Conozco su nombre pero no puedo decirlo. En el mismo hotel, casualmente en la sala denominada “Capilla”, un hombre alto, con barba de dos días, hablaba con periodistas. Era Roland Joffé, director de cine, autor de películas como “La Misión” o “Los gritos del silencio”, que estrena el 25 de marzo en España su película “Encontrarás dragones”, en la que se traza una perfil de Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei. Personal del hotel me ha contado que al superministro y vicepresidente del Gobierno se le veía preocupado, con su habitual movimiento de manos, y que movía constantemente la cabeza mientras hablaba como diciéndole todo el rato “no” a su misterioso interlocutor.

Roland dijo que necesitaba un café y se fue a la cafetería junto a su productor ejecutivo, Ignacio Gómez Sancha, quien, ni corto ni perezoso, al ver a Rubalcaba, no perdió la ocasión y se acercó. El diálogo, según me contó ayer Roland, sentados él donde estaba el domingo Rubalcaba y yo donde se aposentó su amigo, fue más o menos como sigue.

Productor.- Señor vicepresidente, soy el productor de “Encontrarás Dragones”, la película sobre Escrivá de Balaguer. Me gustaría presentarle a Roland Joffé, el director de la película, que como sabe usted dirigió “La Misión” y “Los gritos del silencio”.

APR (sorprendido, menos que sus escoltas, pero educado).- Ah, encantado, no sabía que se había hecho esa película. Un placer

Roland.(En inglés, no habla español)- Un placer, señor vicepresidente, espero que vea la película, creo que puede interesarle.

APR (Algo azorado y en un ingles que el director calificó de “razonable” con una sonrisa).- Muy interesante, muy interesante. Es un tema controvertido, sin duda. ¿Cómo se llama la película?

Roland.- “Encontrarás dragones”.

APR, como sin saber qué decir.- Ahhhhhh, encontrarás dragones, encontrarás dragones……

Roland y el productor casi al unísono.-Nos encantaría que acudiera usted al estreno, el día 25 de marzo, en Madrid, ¿lo hará?

APR.- Bueno, no sé, espero poder, cuenten ustedes con que tratré de hacerlo. “Encontrarás dragones”, ¿no? Vale, tomo nota. Mil gracias, muy agradecido, y felicidades.

Así sucedió. Ayer llamé al interlocutor del triministro pero no quiso hablar. ¿Encontrará dragones Rubalcaba? El destino es imprevisible. La cueva tiene mucho fondo.