Llevo varios días escuchando declaraciones sobre la utilización de las diversas lenguas oficiales en el Senado, polémica alimentada tras el pleno de la semana pasada en la que se emplearon los famosos pinganillos para escuchar las traducciones, y no salgo de mi asombro. El PSOE lo defiende con entusiasmo. El PP hace lo propio con menos ganas, y algún dirigente llega a decir que sólo lo ve para plenos especiales como por ejemplo el que se celebra para analizar el estado de las Autonomías. Me cansa este debate. Me parece perfectamente compatible defender las diferentes lenguas que se hablan en España, protegerlas, ayudar a su concocimiento, defender su uso con no hacer el canelo. Y me asalta una pregunta: El PSOE, que tanto ardor pone en el asunto, ¿cuando reune a sus órganos de dirección federal, normalmente en Madrid, emplea también pinganillos? ¿Sus dirigentes catalanes, vascos, gallegos, asturianos hablan en catalán, euskera, gallego o bable en Ferraz y se gastan la tela en pingas? ¿Y el PP? Me parece que soy excesivamente cándido, porque de verdad que trato de convencerme a mí mismo de que la casta política en general está formada por gente sensata.

Imagen de previsualización de YouTube

Ayer, PP, PSOE y CiU pactaron in extremis una salida para la Ley Sinde con más garantías judiciales en la que el proceso para cerrar una web puede alargarse hasta 17 días. Quiero volver a leer el texto completo pero así a bote pronto insisto en que, en mi opinión, esta ley no debiera estar encuadrada dentro de la Ley de Economía Sostenible; creo que desde el inicio se han hecho las cosas mal y habría sido mejor hacer las cosas sin tanta prisa para acertar; me da que con esta solución no van a contentar a casi nadie; la Justicia no dispone de medios suficientes para pensar que los plazos vayan a ser reales; me parece un parche que se aprueba por intereses políticos y no tratando de preservar general; no se resuelven los problemas de fondo; creo, en definitiva, que se debería haber regresado al punto de partida, abriendo un proceso serio de diálogo entre el Ministerio, los partidos, los creadores, los representantes de las industrias de la cultura, los internautas, representantes judiciales…… buscando una ley solvente que resolviera los asuntos de fondo, y no se ha hecho. Me temo que el texto pactado no disfrute de larga vida.

Y respecto a las Cajas, ayer la vicepresidenta del Gobierno anunció que el Gobierno va a elevar el nivel mínimo de capital exigido a los bancos y cajas para reforzar su solvencia, con un incremento de los requisitos del 6% al 8% de core capital forzando a las entidades a recapitalizarse en hasta 20.000 millones de euros y, en caso de que alguna Caja no alcance esos mínimos y no acredite que puede captar capital en el mercado privado, habrá de convertirse en banco y será nacionalizado. Lo va a hacer mediante decreto ley que entrará en vigor en diciembre de 2011. Hace tan sólo seis meses que se reformó la ley con un pacto entre PP y PSOE. ¿Y qué hay de la despolitización, imprescindible si se quiere profesionalizar estas entidades, que es lo que quieren, logicamente los mercados para capitalizarlas? ¿Por qué PSOE y PP sólo se ponen de acuerdo en lo suq les conviene a ellos, y no en lo que nos conviene a todos? Y por cierto, respecto a Caja Castilla La Mancha, esta semana hay actuaciones judiciales, interrogatorios, que tienen nerviosos a políticos de los dos partidos mayoritarios. ¿saldrá todo lo que hay debajo de la alfombra?

PS 1.- Me cuentan que el banco chino ICBC, que hoy abre en Madrid, podría estar detrás de una operación de calado para hacerse con el control de uno de los grandes. Antenas levantadas y nervios en más de un despacho acristalado de plantas elevadas. Oido al parche.Los chinos vienen fuertes, y se sienten apoyados por el entorno zapateril.