La que se ha liado amigos. Por si no fuera suficientemente honda, seria y dura la polémica sobre la ley de la “ministra pesadilla”, el anuncio de dimisión de @alexdelaiglesia ha desencadenado una batalla que en mi opinión ha permitido que muchos, quizá sin darse cuenta, se hayan quitado la máscara. Veamos, en resúmen, tras el pacto para sacar adelante la ley entre PP y PSOE, @alexdelaiglesia anuncia su intención de dimitir. La ministra Angeles González Sinde, que pesadilla, se pone de los nervios y comienza a moverse entre bastidores para conseguir que el presidente abandone la Academia antes de la Gala de los Goya y patrocina la idea de que le sustituya la vicepresidente, Icíar Bollaín. @alexdelaiglesia convoca a la junta directiva, deciden convocar elecciones y él permanecerá al frente de la Academia hasta entonces, lo cual pone de los nervios a muchos porque ello supone que hablará como tal en los Goya. Icíar dice que ella jamás se planteó sustituir al presidente, que creía no obstante que él debía irse y que su candidato para la presidencia temporal era el otro vicepresidente, el productor Emilio Pina. Bollaín declara que @alexdelaiglesia “ha abierto una crisis innecesaria y muy dañina para el cine español. No es el papel del presidente de la Academia mediar en una Ley ni participar en su redacción. Alex en las últimas semanas ha estado representándose a sí mismo y no al colectivo que le votó”. Gerardo Herrero, insigne y gran productor, uno de los hombres mas poderosos del cine español, productor de la última película de @alexdelaiglesia, declara a los medios que el presidente de la Academia se ha vuelto loco y “ha perdido la cabeza con Twitter, sufre de síndrome de Estocolmo con los internautas. El presidente de la Academia debe estar por encima de políticas”. La Academia sufre un ciberataque en su web y sus responsables deciden desactivarla temporalmente para evitar otros males. Arturo Pérez Reverte inicia una campaña en Twitter en la que dice que apoyaría a @alexdelaiglesia “aunque fuera a ciegas y tampoco me gusta la Ley Sinde”, y se puso en su avatar la nariz roja animando a otros twiteros a hacerlo en solidaridad con @alexdelaiglesia. El hastag #todosconalexdelaiglesia fue ayer uno de los más seguidos en Twitter.

Imagen de previsualización de YouTube

Bueno, pues en este panorama, con el patio así de revuelto, la Gala de los Goya que se celebrará el próximo día 13 en el Teatro Real de Madrid se presenta atractiva y tiene garantizado el éxito de audiencia. ¿Que pasará? Las dos películas con más nominaciones son, además, las que han dirigido @alexdelaiglesia (Balada triste de trompeta) e Icíar Bollaín (También la lluvia).  Y allí estará, supongo, la minista rodeada de su corte y todos los protagonistas, con el presidente de la Academia a la cabeza. Conozco algo a @alexdelaiglesia, lo suficiente para imaginar que no va a escurrir el bulto, y que en su intervención hablará del asunto, solo faltaría, pero lo hará desde un punto de vista institucional, y no utilizará ese púlpito para arrimar el ascua a su sardina. Es un hombre honrado, inteligente y valiente.

Creo que @alexdelaiglesia ha cometido algunos errores (el mayor anunciar su dimisión con antelación), pero me parece de todo punto lamentable escuchar a algunos que no es nadie el presidente de la Academia para mediar en esa Ley. ¿Ah no? Entendería esa crítica si se tratara de la Ley de Cajas, o del Código Civil, o de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, pero quien representa al cine español tenía la obligación de escuchar a todos los que están relacionados con el sector, a TODOS, y defender de ese modo los intereses de todos, no sólo los de parte de la industria.

Me parece muy revelador el pánico de algunos al patio de Twitter. Claro, ahí no controlan ellos, se les va de las manos, acostumbrados a los tejemanejes en los despachos oficiales en los que se toman las decisiones entre unos pocos, siempre los mismos, y se reparten la tela pública entre unos pocos, casi siempre los mismos, dejando una migajillas para repartir a otros tratando de callar bocas. Decir que @alexdelaiglesia ha perdido la cabeza, como ha hecho Gerardo Herrero, me parece de una desfachatez supina. Gerardo es un gran productor, pero todos quienes conocemos la industria sabemos cómo funciona. Sabemos cómo ha tenido la capacidad de estar donde debía estar para arrimarse siempre al arbol que más cobija. Yo creo que él ha perdido la cabeza con tantas subvenciones. Escucharle a él decir que el cine debe estar por encima de políticas me produciría risa si no fuera tan grosero intelectualmente. ¿No es política lo que hace tantas veces Gerardo? ¿O es que sólo es política legítima la que hace él en beneficio propio?

@alexdelaiglesia, con sus aciertos y sus errores, ha sido el mejor presidente que ha tenido la Academia de Cine. En este asunto y en muchos otros, ha tratado de escuchar a todas las partes, sin exclusiones, y en el debate de la Ley Sinde una de las partes eran los internautas, guste o no guste. Y escucharles no significa darles la razón en todo. Y lo digo desde la legitimidad que me da no haber sido convocado por @alexdelaiglesia, ni por la ministra, ni por ninguna de las partes en cuestión, a una sóla reunión. El presidente de la Academia ha roto un molde: se ha acercado a la mayoría, sin corsés ideológicos, sin posiciones apriorísticas, sin prejuicios, para conformar su propio criterio tras escuchar a todas las partes. Y por eso van a por él. Porque no se ha plegado a los intereses de quienes llevan años cortando el bacalao en el cine español. Y así nos va. Yo, desde luego, me quedo con @alexdelaiglesia sin dudarlo, porque me quedo antes con la gente que se equivoca o acierta desde posiciones abiertas y democráticas que con quienes desean cambiarlo todo para que todo siga igual, repartiéndose la tarta entre unos pocos en beneficio propio.

Y para terminar, aunque se que ha estado de viaje en los EEUU, he echado de menos esta semana algunas palabras de Pedro Pérez, activo twitero también, presidente de los productores españoles (FAPAE), que creo que tiene muchas cosas que decir, porque nadie mejor que él conoce lo que se traen entre manos todos los protagonistas, como nadie mejor que él está al tanto de los detalles de cómo se reparte el dinero público que llega a esta industria con unos sistemas de reparto manifiestamente mejorables. Las nuevas tecnologías le habrían permitido expresar su opinión como presidente de FAPAE.

Pues eso, que yo también estoy con @alexdelaiglesia. Y que no me pierdo la Gala de los Goya este año. No iré al Teatro, la veré por la tele para estar al tanto de todos los detalles.