Oscar López, secretario general del Partido Socialista de Castilla y León, me replicó el sábado en La Noria de Tele 5 que su partido había cesado a Miguel Angel Martín López, concejal socialista de Barcelona, tras escribir en su página de Facebook de Mónica Terribas, directora del canal autonómico TV3 que “está mal follada”, después de que entrevistara al presidente Montilla de un modo que no le gustó al concejal. Oscar López, al criticarle yo su silencio en ese caso, en contraposición a su vehemencia en pedir la dimisión del alcalde de Valladolid por su comentario sobre Leire Pajín, reaccionó primero alegando su desconocimiento del caso. Tras un corte de publicidad y la correspondiente llamada a sus asesores, con una sonrisa de “te he pillado“, me lanzó aquello de “mi partido reaccionó y ceso a Martín López”.

Imagen de previsualización de YouTube

El poco tiempo que quedaba de programa me impidió responder a Oscar López, por quien siento inmenso respeto. Lo hago ahora, aunque ya lo hice el sábado de madrugada en Twitter. Yo no acusé a López o a su partido de no haber cesado al concejal socialista de Barcelona. Acusé a los políticos de PSOE y PP de tener siempre una doble vara de medir, frente a estos casos de comentarios machistas inaceptables, como frente a los casos de corrupción, y ponerse estupendos en criticar cuando es el adversario quien incurre en estos comportamientos, y callar cuando quien se produce de ese modo es un correligionario. Y reitero mi acusación.

Pero hay más. Comprendereis que no habría sacado a relucir ese caso sin conocer lo sucedido. Y la respuesta que no tuve tiempo de darle a Oscar López en directo en La Noria se la doy ahora. Me reitero en mi crítica de doble rasero, me ratifico en decirle que cuando su correligionario Miguel Angel Martín López escribió que Mónica Terribas estaba “mal follada” él no salió a pedir su dimisión, por los motivos que fuera, pero no la pidió. Y termino por recordarle que es verdad que el Partido Socialista de Cataluña (PSC) le cesó de sus cargos de consejero de distrito y vicepresidente del Consejo Municipal, pero siguió siendo gerente del Institut Metropolitá del Taxi (IMT) de Barcelona. Oscar, ¿vas a pedir que este caballero deje de ocupar un puesto dependiente de la administración municipal de Barcelona? Yo, por mi parte, reitero lo que ya dije del alcalde de Valladolid. Debio de ser cesado hace ya tiempo, porque el inadmisible comentario sobre Leire Pajín no es el primero. Es un caballero cuyo comportamiento público reiterado es incompatible con las buenas formas esenciales para dedicarse a la política.