Después de más de tres años escribiendo semanalmente en el diario ABC todos los miércoles, artículo que podíais leer también en mi blog, desde mañana no continuaré con esa colaboración. De mutuo acuerdo, ambas partes hemos decidido separar nuestros caminos por el momento. Quiero dejar constancia escrita de mi agradecimiento al diario ABC por haber acogido durante todo este tiempo mis reflexiones, y por haber respetado de modo absoluto mi libertad para expresarme sin ningún condicionante, aunque en más de una ocasión he sostenido posiciones muy diferentes a las que mantenía editorialmente el periódico.

Me gusta llegar bien a los sitios y salir mejor. Mi agradecimiento a Luis Enríquez, consejero delegado de Vocento, por haberme fichado en su día. También a Bieito Rubido, director de ABC, que siempre me ha tratado con enorme respeto, y que en momentos difíciles recientes me prestó su apoyo y el del periódico. Y por supuesto a los profesionales de todos los departamentos de la casa, con los que la relación ha sido siempre cordial.

La vida es muy larga, y seguro que nuestros caminos se volverán a cruzar profesionalmente. Para mí ha sido un honor poder escribir durante tanto tiempo en las páginas de un diario centenario como ABC, y quedará como un paso esencial de mi carrera profesional que recordaré con orgullo.

A todos vosotros que me seguís en mi blog, seguiréis contando con mis reflexiones asiduamente, y con citas semanales con República.com y Theobjective.com que leereis también en este espacio, que es vuestro. Cuento como siempre con vuestras críticas y comentarios, sin más límite que el respeto.