Es paradójico que haya sucedido con Obama como presidente. Pero ha ocurrido porque el problema sigue latente. En los Estados Unidos de Norteamérica y en algunos otros lugares del planeta. Hay discriminación. En este caso, de los negros. Sí, de los negros. Me gusta escribirlo así. No quiero recurrir al eufemismo de “afroamericano”. No me gusta lo políticamente correcto. Son negros. Y me gustan los seres humanos negros. Como los blancos. O los mulatos. O de cualquier otro color de piel. De cualquier raza, sexo o religión. Y me gusta llamar a las cosas por su nombre.

Leer el texto íntegro en http://theobjective.com/