Había comenzado a escribir sobre la foto del nuevo Rey junto a su familia, abrazado a su padre, la Reina y su madre a cierta distancia, cuando la realidad es al revés. Pensaba aportar una reflexión sobre la Casa Real, pero prefiero escribir sobre el mundo real, el que refleja la imagen de Reuters: inmigrantes, seres humanos, menores de edad, hacinados en celdas inhumanas al sur de Texas.

Leer el texto íntegro en http://theobjective.com/es