En nueve meses ha conseguido más que otros Papas en años. Bergoglio, el Santo Padre que dijo llegar del fin del mundo, el Papa de los parias de la tierra, Francisco, ha sido una bendición para los creyentes y para quienes no lo son. Alguien que le trata con frecuencia me dice que teme que acaben con su vida. Hace bien en tomar precauciones. Sus actos constituyen una revolución que es excesiva para una Curia en la que muchos, por su comportamiento, están tan cerca de Dios como de la luna.

Leer el texto íntegro en http://theobjective.com/blog/es/