Hola a todos. La verdad es que me siento abrumado por el hecho de que más de 26.000 personas hayáis tomado la decisión de seguirme en Twitter, la red social emergente. Y no sólo me siento honrado, sino que supone para mí una responsabilidad formidable y trato de corresponderos desde hace un año que abrí mi cuenta lo mejor que puedo, que siempre será menos de lo que os merecéis. Desde el primer día he hecho un esfuerzo por responder a todos y cada uno de los tuits y aunque no lo he conseguido, creo que me reconoceréis que el esfuerzo no ha sido baldío. Os agradezco de corazón el seguimiento. Y voy a tratar de seguir correspondiendo, pero el motivo de este post es explicaros algunas cosas y adelantaros una petición de disculpas porque las cosas no van a poder seguir igual.

Llevo algunas semanas reflexionando sobre mi relación con Twitter y después de darle muchas vueltas he tomado decisiones. En la vida no siempre se puede hacer lo que se desea. Y aunque yo querría seguir respondiendo uno a uno a cada tuit que recibo, no va a ser posible. Cada día me lleva más tiempo y he llegado al punto en el que no puedo hacerlo. Tendría que dejar de trabajar para poder cumplir con esta regla que me había impuesto. He llegado a un punto en el que no me da tiempo a responder casi más que con monosílabos o con entre una y tres palabras. Muchos días respondo a tantos tan rápido que se me bloquea Twitter. Y, lo que es peor, dedico tanto tiempo a estas respuestas que mi time line se empobrece porque mi deseo me lleva a no utilizarlo como creo que debe hacerse para que sea útil.

Además, llevo semanas trabajando con Ricardo Basurto en algunas modificaciones que voy a hacer en este blog. No voy a adelantaros nada. No se las semanas que tardaremos en rematar el trabajo, pero creo que vamos a introducir novedades originales que os van a gustar y que van a posibilitar más participación de todos y una mayor apertura de ésta mi casa a todos vosotros. Ricardo me ha aportado grandes ideas que creo que van a resultar interesantes. Entre ellas, evidentemente (esto no es nada original), vincular aún más este espacio de reflexión y opinión a Twitter. Pretendo escribir más, escribir más corto, recoger opiniones, generar debates, fomentar el pluralismo, aprender de todos vosotros, interactuar….

Y como además trabajo para ganarme la vida, y tengo una vida plena que me hace disfrutar al margen de mi actividad profesional, mi relación con el universo Twitter, desde este momento, va a ser diferente de lo que ha sido hasta la fecha. Y como me merecéis un respeto inmenso, y os estoy muy agradecido por vuestro seguimiento, vuestro talento, vuestro cariño, vuestras opiniones y vuestras aportaciones, sobre todo las de quienes más críticos sois conmigo, quería explicároslo para evitar que nadie piense nada equivocado respecto a mi presencia en este patio. Evidentemente trataré de responder a cuantos más mensajes mejor. Pero no lo haré uno a uno. Intentaré agrupar respuestas. Voy a hacer respuestas no dirigidas a nadie en concreto que responderán a cuestiones que me planteáis varios de vosotros con formulaciones diferentes. Y voy a tratar de enviar más tuits con contenido opinativo sobre la actualidad, no necesariamente política.

No pretendo que a todos os parezca bien. Acepto de antemano las críticas que me hagáis. Pero estoy seguro de que de este modo nuestra relación se va a enriquecer, va a ser más útil y, sobre todo, me va a posibilitar mantenerla, porque de lo contrario, de pretender seguir de este modo, tendría que darme de baja, desaparecer y someterme a un tratamiento (dicho esto en modo irónico, por supuesto). No sólo no voy a desaparecer, sino que voy a permanecer y lo que pretendo es mejorar la utilización de esta herramienta de modo que nos sea más útil a todos en nuestra relación.

En principio, si no cambian los planes, como ya os comenté en Twitter, el próximo día 22 regreso a Telemadrid con el programa “Con voz y voto”. Además, la semana que viene he de salir fuera de España unos días. Estoy en un momento de lío con varios frentes abiertos. Por ello, es probable que de aquí al 22 mi actividad tuitera sea menor. El jaleo del trabajo, gracias a Dios.

Mil gracias por vuestro cariño y por vuestro seguimiento, que me honra y que me hace sentirme comprometido con todos vosotros. Por eso os doy esta explicación que creo que os merecéis. Y como hablamos de Twitter, ahora barra libre para los palos :-)))))))). Un abrazo, seguimos comunicándonos, debatiendo, criticando, reflexionando, informando y, por favor, tratemos de pasarlo bien, aportar un poco de sentido del humor y reirnos.