A Paul Nolan Miralles.- Paul querido. Allá donde estés, mi corazón está contigo. Estamos orgullosos de tu vida, te queremos y te echaremos de menos. Siempre estarás entre nosotros. Descansa en paz con nuestro amor, con ese mismo amor que tu nos diste a nosotros.

Imagen de previsualización de YouTube

A Rosario Miralles.- Adorada hermana. Qué duda cabe de que hemos vivido unos días terribles. Quedémonos con lo bueno. Hemos de vivir y hacerlo con el orgullo de haber tenido a Paul entre nosotros. Gracias por el ejemplo que has dado con tu comportamiento de mujer entera. Gracias por tu amor. Gracias por lo que tu y yo sabemos. Se fuerte, nosotros lo seremos a tu lado, contigo.

A Anne, Jaime, David, Michael y Sara.- Cuidad a vuestra madre y sed fuertes para vivir con la alegría que Paul nos transmitió siempre. Os quiero más que mucho.

A Miguel y Pablo.- Que orgulloso de vosotros, sobrinos de mi corazón, que ejemplo para toda la familia nos habéis dado. Os adoro.

A Almudena, Jacobo y Julia.- Sin vosotros nada sería posible, nada sería. Os quiero más que a mi vida.

A Manolo, María Teresa, Pedro Pablo, Fátima, Jaime, Luis, Julia y Carlos.- Estoy orgulloso de ser vuestro hermano pequeño. Os quiero tanto como se que vosotros me queréis a mí. Gracias por tantas cosas. Siempre.

A la familia Ortiz.- Sois tan grandes, tan entrañables y tan amorosos que no se cómo transmitiros mi agradecimiento. Que lujo poder formar parte de esa familia.

A Rafael Gassó Peralta (Agregado de Seguridad de la Embaja de España en La Haya).- Rafael, no tengo palabras para agradecer tanto como has hecho por nosotros durante estos nueve días. Tu profesionalidad y tu capacidad de trabajo son formidables. Tu humanidad un ejemplo. Nunca lo olvidaremos. Nunca.

A Ramón Sáenz de Heredia (Cónsul de España en Amsterdam).- Ramón tu ayuda ha sido mucho más importante de lo que piensas. Gracias de corazón por tantas horas que nos has dedicado con profesionalidad y humanidad. De corazón.

A Javier Vayaure de Acha (Embajador de España en Holanda).- Javier mil gracias por tu ayuda. El trabajo de todo el equipo que diriges ha sido formidable. Te lo agradezco de corazón.

A Antonio Miguel Carmona.- Un abrazo tan grande como el agradecimiento que siento por todo lo que has hecho amigo. Nunca lo olvidaré.

A Luis Abril.- Luis tu ayuda y la de tu equipo fue más importante de lo que imaginas y te lo agradecemos de corazón.

A Luis Díaz Güell y Margarita Blanco.- Os agradecemos infinito vuestra ayuda, vuestra disposición y vuestro cariño, que ha sido tan importante.

A Jorge Moragas.- Mil gracias por la ayuda que nos has prestado, en mi nombre y en el de Paul.

Al patio de Twitter.- No tengo palabras para agradeceros lo suficiente toda la ayuda, el ánimo, el cariño y la fuerza que nos habéis transmitido en unos momentos tan duros. Gracias, gracias, gracias con el alma y el corazón.

A L., W., R., T., E., R y M.- Todo lo que habéis hecho ha sido de una importancia y de una ayuda que no os podéis imaginar. Por ello os envío mi gratitud, que no olvidaré.

A @Goloviarte.- Nos has emocionado amigo Goyo. Mil gracias, con nuestro corazón.

A todos los demás, amigos, conocidos y desconocidos, porque es imposible nombraros a todos uno por uno, mi gratitud y la de mi familia por todo lo que habéis hecho por nosotros en unos momentos tan difíciles. Nos ha servido para estar en paz.

A Aitzol Aramaio.- Mi amigo, no puedo creer que tu también te hayas ido. Producir “Un poco de chocolate”, que tu dirigiste con talento y maestría, es de lo mejor que he hecho en mi vida. No puedo creer que ya no estés. Que honor haberte conocido. Tenías todo por delante, te sobraban capacidad, conocimientos, sensibilidad y arte para haber sido uno de los grandes directores de nuestro cine. Te echaremos de menos. Siempre contaré que tuve la suerte de trabajar a tu lado. Gracias por tu ejemplo. Descansa en paz. Estás con los mejores.

Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube