Conocí a Antonio de la Torre cuando junto al coproductor, Hervé Hachuel y el director, Benito Zambrano, hacíamos el casting de “Padre Coraje”, la mini serie sobre el asesinato de Juan Holgado en Jerez de la Frontera. Benito, un genio, dirigió una selección de actores desconocidos del gran público, a la que concurrieron más de centenar y medio en Madrid, Málaga y Sevilla. Sabía nuestro director muy bien lo que buscaba para cada personaje. Y andábamos buscando a quien diera vida a El Loren, un yonki de la banda de la que formaba parte El Maquea, el asesino a quien interpretó Vicente Romero, cuando apareció por allí Antonio de la Torre. El director lo tuvo claro nada más terminar Antonio la interpretación que le pidió Benito. Charlamos un rato con él y su ficha quedó marcada en rojo. Una vez cerrado el acuerdo, Antonio, que fue estudiante de periodismo, preparó el personaje de El Loren de forma admirable, muy profesional, conociendo al personaje real y pasando horas y horas rodeado de yonkis.

Imagen de previsualización de YouTube

Después de “Padre Coraje” ha trabajado en películas como “Cobardes”, “Mataharis”, “Volver”, “Retorno a Hansala”, “Che:guerrilla”, “Carne de neón”, “Lope”, “Primos” y “Dispongo de barcos”, que está a punto de estrenarse y tantas ganas tengo de ver. Ganó el Goya al mejor actor de reparto con “Azuloscurocasinegro” y fue finalista como protagonista con “Gordos”. El domingo compite por el “cabezón” como mejor actor protagonista por “Balada triste de trompeta”, la película del año para mí, del gran Alex.

Digo públicamente sin rubor que le he otorgado mi voto como miembro de la Academia. No puedo decir que sea amigo de Antonio, pero como a todo el equipo con el que hice “Padre Coraje”, mi primera producción cinematográfica, siento por el un afecto y una admiración especial. Su paso por la escuela de la magnífica y más que dura y exigente Cristina Rota le hizo bien. Desde Málaga se trasladó a Madrid y su carrera está bien cimentada porque es un tipo inteligente, con talento, con una ambición más que legítima y bien gestionada.

Dejó el periodismo tras trabajar en Canal Sur, donde llegó a presentar un programa de deportes,  y ahora está centrado en el cine, donde ya tiene acreditado que es lo que podemos denominar sin temor a equivocarnos uno de los grandes, un actorazo. El domingo compite con Javier Bardem (“Biutiful”), Ryan Reynolds (“Burried”) y Luis Tosar (“También la lluvia”). Cuatro candidatos que merecen el premio, cuatro intérpretes formidables, sin duda, pero mi voto ha sido para Antonio de la Torre, un tipo sencillo, modesto, inteligente, trabajador, con talento, con futuro por el que siento una debilidad especial, que ha sido capaz de emocionarme muchas veces, siempre que le he visto en la pantalla. Suerte, Antonio. Y si no llega este domingo, llegará otro año, no lo dudes. Y si subes al escenario, en silencio, acuérdate de El Loren. :-DD

Os dejo con la secuencia del asesinato de “Padre Coraje”, y con la fantástica canción de la banda sonora de esa mini serie, escrita e interpretada por otros dos grandes, mi hermano del alma David Broza y Javier Ruibal, y no sigo que me emociono al escucharla, y me gusta. Va por tí, Antonio.

Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube