Iván Chaves, “el comisionista” (IV)

Normalmente aparece en los documentos su socio, con el que había pactado por escrito repartirse las comisiones

por Melchor Miralles y Javier Chicote

El uno de enero de 2008 Iván Chaves se asoció a Javier Olaegui, ambos autodefinidos como “comisionistas”. Esta alianza le sirvió al hijo de Manuel Chaves para ofrecer a sus clientes contratos con administraciones públicas a través de la empresa del socio, Inverolaegui, con el que había pactado repartirse las comisiones.

El mismo uno de enero de 2008 Iván Chaves y su socio firmaron tres contratos –y un cuarto el uno marzo- con varias empresas dedicadas a la venta de espacios publicitarios, todas dirigidas por Antonio Sánchez Iribarnegaray y su hijo Rafael Sánchez Zaragoza. Javier Olaegui –e Iván Chaves tapado- ofrecen conseguir publicidad de una veintena de organismos públicos andaluces y las empresas se los ceden en exclusiva. Se trata de las consejerías de la Presidencia, cuando Manuel Chaves aún era el presidente de la Junta (se fue al gobierno de Zapatero en abril de 2009), Economía y Hacienda, Cultura e Innovación y Ciencia y Empresa, la Diputación de Sevilla y varias empresas públicas, como la de Gestión de Programas Culturales, la Agencia Andaluza para el Desarrollo del Flamenco, que fue dirigida por Bibiana Aído, o la de Desarrollo Agrícola y Pesquero. Además, dos cajas, Cajasol y Caja Granada, y los ministerios de Igualdad y Fomento, entre otras instituciones. El ofrecimiento de los ministerios se hizo el 1 de marzo de 2008, un mes y medio antes de la llegada de Aído a Igualdad y con otra socialista andaluza, Magdalena Álvarez, al frente de Fomento.

Olaegui –e Iván Chaves “tapado”- buscaban contratos para las empresas Mediasur Agencia de Medios, Oficina Técnica de Contratación de Andalucía (OTC) y Merchandasing & Displays SL y cobrarían comisiones del 25 hasta el 45 por ciento del beneficio obtenido por el cliente.

“No consiguieron clientes”

Preguntado por los contratos que los comisionistas le consiguieron, el empresario Antonio Sánchez Iribarnegaray sostiene que “no me trajeron ninguno de esos clientes y por lo tanto no pagué ninguna comisión”. En cuanto a la exclusividad que les otorgó para la venta de espacios publicitarios con una veintena de organismos públicos, Iribarnegaray se limita a decir que “cuando vienen te ofrecen los clientes que traen y les das exclusiva sobre esos clientes que se suponen que te van a traer”.

Desde 2004 Mediasur ha facturado casi seis millones de euros a la Junta de Andalucía. De hecho, el 14 de julio de 2009 la Consejería de Presidencia adjudicó a Mediasur Agencia de Medios SA un contrato por concurso público de 1.120.000 euros denominado “Presencia institucional en los medios de comunicación”. Fuentes de la empresa aseguran que Mediasur sólo obtiene “un porcentaje mínimo de lo que invierte el gobierno autonómico en publicidad y nunca a través de Olaegui o Iván Chaves”, pese a que el socio de Chaves tenía contrato de exclusividad para vender los productos de Mediasur a la Consejería de la Presidencia, entre otras.

Según datos de la contabilidad interna de Iván Chaves, las comisiones conseguidas van a la casilla denominada “núcleo duro”, la alianza Chaves – Olaegui. De hecho, Iván Chaves registró en 2008 dos pagos de Inverolaegui a Cexmark por un importe total de 32.646 euros, aunque no especifica por qué concepto.

Por otro lado, y según datos del Registro Mercantil, el hijo de Manuel Chaves y su socio Javier Olaegui se aliaron en 2006 con Rafael Sánchez, hijo de Antonio Sánchez Iribarnegaray, y crearon la empresa Exiden Participaciones con un 33 por ciento de las acciones cada uno. La empresa se dedicaba a inversiones inmobiliarias y en bienes muebles. Iván Chaves fue consejero delegado hasta 2008, fecha en la que vendió sus acciones a Guzzar Easymedia S.L., otra de las firmas de los Sánchez Iribarnegaray.

También con las cajas y directamente Iván Chaves

El mismo 1 de enero de 2008, la mencionada Mediasur Agencia de Medios contrató directamente al hijo del entonces presidente de la Junta de Andalucía y a su empresa Cexmark Soluciones. La misión de Iván Chaves era conseguir que alguna de las principales cajas andaluzas entraran en el accionariado de Mediasur, donde ya estaba Cajasur.

En caso de éxito, Iván Chaves se llevaría una comisión de 30.000 euros y el siete por ciento de las acciones de la nueva empresa que se crearía, Gester. El hijo de Manuel Chaves se trabajó a las cajas, siendo su padre presidente de la Junta, e incluso llegó a redactar la declaración de intenciones del acuerdo, que obra en poder de este diario. Pero a última hora las cajas se echaron atrás. Antonio Sánchez Iribarnegaray ha declarado a El Confidencial que no llegó a abonar la minuta a Iván Chaves “porque yo pago a éxito”. Preguntado por si Iván Chaves ofreció junto a sus servicios el valor añadido de ser el hijo del entonces presidente de la Junta, Iribarnegaray responde que “a mí no me hace falta que me diga de quién es hijo porque ya lo sé”.

El Confidencial ha hablado durante los últimos meses con empresarios y funcionarios de diferentes consejerías de la Junta de Andalucía que han exigido no ser identificados: “Aquí te la juegas si das la cara en denunciar a quienes mandan”. Varios han insistido en afirmar que “Iván Chaves era asiduo de diferentes edificios oficiales, todo el mundo sabe a lo que se dedicaba, es vox populi que se aprovechaba de la influencia de su apellido”. Fuentes políticas y empresariales insisten en que el caso destapado por El Confidencial “es lo mismo que en su día sucedió con Juan Guerra, otra cosa es que alguien pueda acreditar determinadas actividades comerciales que llevaba a cabo”.

 

FACTURACIÓN A ADJUDICATARIOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA

Iván Chaves mantenía una gran vinculación con la empresa Exit Desarrollo Internacional, para la que ha hecho varios trabajos. El administrador de esta firma es Julio Moreno Valseca, hijo de Julio Moreno Ventas, ex alto cargo de la Junta de Andalucía en la etapa de Manuel Chaves y actual consejero de Turismo de la Embajada de España en Buenos Aires.

Uno de los documentos de la contabilidad interna de Iván Chaves refleja que Exit facturó 59.603 euros a dos empresas adjudicatarias de concursos de la Junta de Andalucía, Neo Alisios y Mabs Internacional Marketing Services (VER TABLA). Éstas habían logrado contratos por 116.441 euros a cambio de cinco informes para la Agencia Andaluza para el Desarrollo del Flamenco y las consejerías de Cultura e Innovación. Los estudios son “Plan de desarrollo y promoción del flamenco”, “Evaluación de programas en materia de flamenco”, “Fomento de la difusión de los bienes culturales de Andalucía mediante las TIC”, “Fomento de la creatividad en el mundo empresarial tras la cooperación con artistas” y “Análisis de la viabilidad del Centro Tecnológico Andaluz del Vino”.

El representante de Neo Alisios y Mabs International Marketing Sevices SL es Miguel Barcenilla Sanz, ex profesor de Iván Chaves. El empresario ha reconocido a El Confidencial que mantiene trato con Iván Chaves, pero que no ha hecho ningún negocio “directamente con él”, e insiste en que los trabajos de sus empresas para organismos de la Junta los consigue “por concurso público”. Pese a la versión de Barcenilla, El Confidencial tiene una factura de la empresa de Iván Chaves a Mabs International Marketing Services por un importe de 9.280 euros y fecha 25/06/2007.

Ver el original en elconfidencial.com »