En una comisión rogatoria de la parte del Caso Gürtel que está concluida y en fase de juicio oral

MELCHOR MIRALLES

REPÚBLICA/MADRID

 

El juez Ruz, acompañado de las fiscales Concepción Sabadell y Concepción Nicolás, viajó en secreto a Suiza el pasado 18 de marzo, en comisión rogatoria, a reunirse con el fiscal Sergio Mastroianni, en relación con la pieza separada de la “Época 1” del Caso Gürtel, que está cerrada y en fase de apertura de juicio oral desde el 5 de marzo, y sin haber notificado como es preceptivo a las partes personadas que se iba a celebrar ese desplazamiento.

Este viaje de Ruz y las dos fiscales se produjo a menos de un mes de que Ruz abandonara el Juzgado Central de Instrucción 5 de la Audiencia Nacional, y ha sido conocido por la presentación de un recurso por parte de los abogados José Lozano y Alfonso Rubiales, defensores de uno de los acusados, Iván Yáñez, registrado en la Audiencia el pasado 23 de abril.

Además de la defensa de Yáñez, ha presentado recurso pidiendo la nulidad plena de todo lo actuado, por quebrantamiento grave de la ley, la defensa de Ángel Sanchís y esta misma semana piensan hacerlo los abogados de Luis Bárcenas, Pablo Crespo y otros imputados.

Según el escrito presentado por la defensa de Yáñez, el 17 de abril se les notificó un auto del día anterior por el que se ampliaba la comisión rogatoria dirigida a las autoridades suizas, librando el quincuagésimo primer complemento de la misma, reiterando autorización sobre asistencia judicial en materia penal para utilizar documentos remitidos anteriormente para poder perseguir a los acusados por delito contra la Hacienda Pública, lo cual niegan los jueces suizos.

El 29 de julio de 2014 se incoó la pieza separa del Caso Gürtel denominada “DP 275/08-Época 1: 1999-2005), El 26 de noviembre pasado el juez Ruz dictó auto cerrando la instrucción, abrió lo que se denomina procedimiento abreviado y dio traslado a las acusaciones para que solicitaran el sobreseimiento, la apertura de juicio oral o la práctica de nuevas pruebas. Nadie instó la práctica de nuevas diligencias y tanto la Fiscalía como las acusaciones solicitaron la apertura de juicio oral.

El pasado día 5 de marzo, Ruz acordó mediante auto la apertura de juicio oral respecto a los hechos de la pieza denominada “Época 1” del Caso Gürtel, y acordó dar traslado a las partes para que formalizaran escrito de conclusiones provisionales.

El 16 de abril, a las 11,46 horas, estando concluida la pieza separada y trasladada para calificar, la Fiscalía emitió un informe pidiendo al juez que se ampliara por quincuagésima (51) vez una comisión rogatoria a Suiza. El juez Ruz respondió a la petición fiscal con una celeridad de vértigo, inusual en la Justicia española, pues el mismo día dictó un auto de 22 folios, pese a que el resto de las partes personadas en la causa no tuvieron conocimiento alguno de la petición que había hecho Fiscalía, lo cual en opinión de las defensas vulnera las normas básicas del procedimiento y las garantías procesales.

El problema de fondo que preocupa a Ruz y las dos fiscales es que desde el inicio incluyen en la causa y en las comisiones rogatorias a Suiza el delito contra la Hacienda Pública, pese a que el Ministerio Público de la Confederación Helvética, ya el 3 de junio de 2009, admitió las peticiones de la Audiencia Nacional pero solo por los delitos asimilables al derecho suizo, que excluye tajantemente los delitos contra la Hacienda Pública. Conforme a ello Ruz, con base en la documentación recibida de Suiza, solo puede acusar a los acusados de Gürtel de blanqueo de capitales, corrupción y falsedad documental.

Pese a todo ello, los abogados de Yáñez explican en su recurso que han tenido conocimiento de que el 18 de marzo pasado, Ruz viajó a Berna junto a las fiscales Sabadell y Nicolás “a espaldas de las partes, ya que en ningún momento se nos comunicó dicho viaje, y por ende se nos impidió participar en las diligencias o reuniones celebradas”.

La defensa de Yáñez exige al Juzgado que se le de acceso a la documentación en la que conste el motivo del desplazamiento, las razones que llevaron a Ruz a excluir a las partes de participar en dicho “acto oficial, así como el tenor y contenido de la misma, ya que su relevancia en la presente causa es del todo notoria por cuanto ha tenido y tiene efectos directos en las resoluciones dictadas por el Tribunal Penal Federal Suizo”.

En opinión de la defensa mencionada, lo ocurrido constituye un “quebrantamiento claro de las garantías procesales y derechos que amparan a mi defendido, así como una vulneración de los derechos y principios constitucionales reconocidos en el artículo 24 de la Constitución”. Por ello, al considerar que se han vulnerado principios básicos del procedimiento, así como el principio esencial de audiencia de las partes y contradicción, ya que Ruz no tenía el 18 de marzo, fecha del viaje a Berna, “facultad ni competencia alguna para acordar diligencia alguna” en el caso, piden que se declare la nulidad de pleno derecho de lo actuado y se deje sin efecto en la causa.

Fuentes de la Audiencia Nacional consideran lo sucedido como “un hecho grave, una torpeza, que unida a otros asuntos procedimentales que se han producido a lo largo de tantos años de investigación en la Gürtel, puede terminar teniendo consecuencias nefastas para los ciudadanos, pues las defensas de los acusados acumulan hechos que podrían significar en primera instancia o en el Supremo una nulidad del procedimiento”

Las mismas fuentes sospechan que el motivo del viaje de Ruz y las fiscales a Berna a entrevistarse con el fiscal Mastroianni fue buscar una salida al problema que tienen de haber investigado de modo improcedente el delito contra la Hacienda Pública que no autorizaban los tribunales suizos, aunque hasta que el Juzgado responda a este recurso no se conocerá oficialmente el motivo que aducen para justificar ese desplazamiento que hasta ahora era secreto.