por Melchor Miralles y Javier Chicote

Iván Chaves denunció el pasado día 8 de marzo en la Comisaría Nervión de Sevilla haber sido objeto de un robo de diversos documentos. En el atestado 5008, instruido por el funcionario número 83001, a las 10 horas y 24 minutos de la mañana, Chaves comparece y dice que ha recibido dos llamadas telefónicas de Melchor Miralles, “quien me manifiesta que ha llegado a su poder diversa documentación relativa a mi actividad profesional, concretamente varios contratos firmados por mí y otras personas”.

Tras aclarar reiteradamente la insistencia del periodista en entrevistarse personalmente con él para contrastar la información, Chaves afirma que “por segunda vez le manifiesto mi negativa y le digo que si quiere comunicarme algo lo haga por teléfono… el señor Miralles me informa que tiene en su poder varios contratos firmados por mí y, entre otros, Javier Olaegui de la Infiesta, Rafael Sánchez Zaragoza y otros”.

Seguidamente, denuncia que “a continuación busco en los archivos de mi empresa comprobando la falta de la siguiente documentación: un contrato original firmado el 1/1/2008 con Javier Olaegui; un contrato original firmado en fecha 1/1/2008 junto a Julio Moreno Valseca; un contrato original firmado por mí en fecha 1/1/2008 y Rafael Sánchez Zaragoza; un contrato original firmado por mí el 22/4/2008 con Antonio Sánchez Iribarnegaray, Asensio Vicente Molina Ortiz, Rafael Sánchez Zaragoza Iribarnegaray y Javier Olaegui de la Infiesta. Y también echo en falta copia de un contrato firmado en fecha 8/9/2006 entre Javier Olaegui de la Infiesta y Andrés Rodríguez Tapia, copia de un contrato firmado en fecha 8/9/2009 entre los dos anteriores, copia de un contrato en fecha 15/5/2006 entre Javier Olaegui y Rafael Sánchez Zaragoza, copia de un contrato firmado en fecha 1/3/2008 entre los dos anteriores y copia de un contrato firmado en fecha 1/1/2008 entre Javier Olaegui y Antonio Sánchez Iribarnegaray”.

Iván Chaves añade en su denuncia que también “echo en falta dos agendas con anotaciones de contactos e información varia, y desconozco el modo en el cual dicha documentación ha desaparecido de mi oficina laboral y cómo ha podido llegar a manos del señor Miralles, pero sospecho que ha podido tratarse de una sustracción que ha tenido que ser posterior al 22/4/2008”.

En su denuncia el hijo del vicepresidente del Gobierno deja claro que EL CONFIDENCIAL ha tratado por todos los medios de contrastar la información, y le ha ofrecido reiteradamente examinar la documentación que obra en nuestro poder, y llega a añadir literalmente que “en ningún momento se ha sentido amenazado ni coaccionado por el señor Miralles”.

La denuncia de Iván Chaves ha correspondido en reparto al juzgado de instrucción número 17 de Sevilla, cuya titular es  Pilar Llorente, que ha abierto unas diligencias previas.

Ver el original en elconfidencial.com »