Bueno, pues ya estamos preparando el séptimo TWISION. El sexto, el del pasado viernes, tuvo sus complicaciones. La fundamental, que yo no tenía mi día. Llegué agotado, cansado físicamente después de una mala noche y la tele os garantizo que es exigente y no atiende a razones. No obstante, gracias al equipazo que tengo creo que el programa dió varios pasos hacia adelante.

La audiencia fue otra vez regular. Hicimos un 0,31% con 28.000 espectadores de media y 350.000 de acumulada. La reemisión del sábado a las 14 horas dió un 0,44 % con 38.000 de media  y 302.000 de acumulada. Los datos nos permiten seguir trabajando en el formato y os garantizo que no vamos a parar de buscar las mejoras del producto de modo que satisfaga a los espectadores de VEO7 y a quienes se vayan asomando a la cadena en busca de este programa en concreto.

Y que nadie se extrañe al ver que el programa se ve “achatado”. Os lo explico: estamos emitiendo ya en formato 16:9, y por ello observareis la imagen un poco deformada y nos vereis a nosotros más bajitos y más gordos. Lo digo porque Javier Abrego y Marta Simonet están preocupados. Son muy presumidos. Yo no tengo arreglo ni en cuatro tercios ni en dieciseis nueve amigos. Soy así.