LA COMUNICACIÓN PERMANENTE

La cosa sigue bloqueada, pero podemos respirar tranquilos porque Rajoy y Rivera han abierto un canal de comunicación permanente. Ya sabemos que los políticos buscan los titulares, fabrican frases hechas que no dicen mucho, a veces incluso no dicen nada, y el personal se da por satisfecho. En plena crisis como no habíamos conocido lo que muchos esperamos de quienes nos representan es que estén en comunicación permanente para buscar una solución. Pero hoy esta es la noticia, y cunde la frase. Rivera se mantiene en la abstención, Sánchez sigue en el no, no y no, o sea que todo sigue igual, pero con Rajoy y Rivera en comunicación permanente.

Leer el artículo completo »

Arranca la semana ¿decisiva? Rajoy se reúne el martes con Pedro Sánchez y el miércoles con Albert Rivera. O de ahí sale un acuerdo o vamos casi irremisiblemente a unas terceras elecciones que podrían ser dañinas para los ciudadanos y letales para los políticos de ahora. No porque considere malo acudir a votar, solo faltaría, sino porque previsiblemente el resultado de las mismas no resolvería el problema. Pero el personal está cabreado, en lenguaje de la calle hasta los cojones, y es peligroso este hartazgo, porque abre aún más la sima que existe entre el personal y quienes nos representan y porque es en estas situaciones de desafección cuando la peña exige una purga general y los populismos hacen su agosto.

Leer el artículo completo »

No tiene otra. Puede jugar al ratón y al gato cuanto quiera, pero la cosa está clara. La Constitución lo dice claramente, y no caben interpretaciones interesadas o imposibles de la Carta Magna para modelarla al gusto de cada cual. Los artículos dicen lo que dicen, y rige para todos. O sea, es imposible aceptar el mandato del Rey para ser candidato a presidente del Gobierno y no presentarse a la sesión de investidura. Felipe VI no le ha encargado a Rajoy un sondeo, ni una ronda de consultas. No le ha hecho un encargo o un ofrecimiento gracioso. Le ha propuesto como candidato. Que se aplique Rajoy la medicina que le suministró él mismo a Pedro Sánchez cuando el PP le exigió por escrito ante la Mesa del Congreso que se convocara inmediatamente el debate de investidura. Eso es lo que ha de hacer Rajoy. Respetar la Constitución, presentar su candidatura o irse y dar paso a otro dirigente de su partido que lo intente.

Leer el artículo completo »

Sigue la ronda de consultas del Rey. Continúa el bloqueo. Crece la preocupación. Es triste que lo poco que se está negociando se está haciendo en secreto, porque los que mandan no aprenden de los errores. Debieron presentarse en Zarzuela con el trabajo bien hecho previamente, sin pretender endilgarle al Rey una responsabilidad que no es suya, porque a Su Majestad solo le corresponde refrendar los actos de ellos o de las instituciones, ser neutral, y no tomar decisiones. Cada uno tiene su responsabilidad, pero la responsabilidad esencial la tiene Mariano Rajoy, y no debería eludirla. En las monarquías parlamentarias corresponde al candidato mayoritario solicitar la confianza de la Cámara, y si no la obtiene, debe ceder esa responsabilidad a otro candidato de su partido, alternativa esta que no se está barajando por ahora.

Leer el artículo completo »

Arranca la semana decisiva, pero los actores protagonistas andan de puente de Santiago. Y sigue todo paralizado, bloqueado. Mañana comienza la ronda de reuniones con el Rey, a quien ha cabreado más que mucho Albert Rivera, y algún otro, haya pretendido trasladarle la presión a él. Me dice una persona que habla con él que “Felipe VI cree que Rivera ha estado torpe, y ha acreditado no conocerle a él ni la Casa. No gusta nada, pero nada, que alguien pretenda que juegue un papel que no le corresponde constitucionalmente. El Rey no es responsable de los errores de los partidos, y lo que han podido conseguir entre todos es que su neutralidad sea extrema. No le van a cambiar el paso, pero le han cabreado”.

Leer el artículo completo »

Las elecciones del 26 de junio, en las que hubo una notable y significativa abstención, arrojó un resultado evidente. El Partido Popular, con Mariano Rajoy al frente, pese a todo lo que ha llovido, fue la lista más votada, creciendo respecto al 20-D. El PSOE volvió a bajar. Podemos perdió algo de fuelle y Ciudadanos cayó en escaños pese a que la caída del voto fue menor. O sea, que el personal le dijo a los partidos políticos y a sus líderes, que no quieren mayoría absoluta y que desean que se pongan de acuerdo al menos una legislatura para sacar a España del atolladero con acuerdos, flexibilidad, cintura política y sentido de Estado. Les dijo que piensen en las próximas generaciones en vez de en las próximas elecciones. Y trasladaron un mensaje nítido: dejen ustedes de generarnos problemas y siéntense de una vez a resolver los muchos que padecemos. Pero la respuesta de los líderes y los partidos ha sido decepcionante, nadie reconoce su fracaso, no se negocia a fondo y en serio, y se contemplan seriamente las posibilidades de dejar pasar el verano o incluso de ir a unas terceras elecciones en un año. Un disparate.

Leer el artículo completo »